Blogs Amigos
Radio AMLO
Videos
Versión Inglés




"La izquierda se levanta"


Selecciona tú reproductor
para escuchar RadioAMLO

Visita su página y apóyalos


“Sufragio efectivo, no imposición"

Andrés Manuel
López Obrador


“...la última de las palabras corresponde al pueblo"

Profirio Muñoz Ledo

correo_hoypg@yahoo.com


Si tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro sitio mándanos un correo



Deja tu mensaje (no se permite lenguaje ofensivo)

Escribe tu
denuncia ciudadana, queja, comentario, sugerencia, información, aviso, noticia, llamado, dirección de tu blog, o lo que quieras.




Nombre:

Email, página o blog (opcional):
Mensaje :





Activa tu java

HoyPG - Página Principal

No al Golpe de Estado
No a la imposición


Información actual sobre Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ) y el fraude electoral en México.

correo_hoypg@yahoo.com




Visiten la página de la Convención Nacional Democrática:
http://www.cnd.org.mx/


Ayúdanos a difundir esta página: Carteles y tarjetas AQUI



BloGalaxia
Florida Probate
Florida Probate


Pon el banner de HoyPG en tu página:


Powered by:Blogger

¡Sonrie, AMLO es el presidente legítimo!



No olviden dar click en el botón "Ver cartones" para ver los cartones más recientes de los principales diarios.

El programa "La verdad sea dicha" de la semana se encuentra al final del blog.

* Hoy es sábado, septiembre 23, 2006

Editoriales del 23 de septiembre

1:44 p. m.

Filtraciones de posible alcoholismo de Calderón

Prólogo Político
Alvaro Cepeda Neri
"Por Esto!"


I.- La "hora cero" para el señor Calderón, en su transitar de electo a constitucional, está próxima. Por lo pronto si "son peras o son manzanas" estamos en tiempo para que los mexicanos despejen una incógnita y es acerca de que a medida del fortalecimiento de su precandidatura y la candidatura, propiamente dichas (y que se impusieron, contra Fox y su favorito Santiago Creel, por la fuerza auténticamente panista), empezaron a surgir y multiplicarse, entre rumores y filtraciones, las versiones de que Felipe de Jesús Calderón Hinojosa es adicto a las bebidas alcohólicas.

II.- A este columnista le "llovieron" correos e informaciones "cara a cara" sobre esa adicción de Felipe Calderón. Agregaban hasta las bebidas a las que era afecto: coñac mezclado con coca-cola y que en la jerga de los que saben se le llama "París de noche". En plena campaña electoral, cuando nadie se atrevió a plantear la cuestión, este periodista, en varios medios (revistas: Siempre! y Contralínea, como en algunos periódicos), puso en circulación la exigencia de saber quién de los cuatro: Calderón, López Obrador, Madrazo y Campa, era el alcohólico, sin recibir respuesta alguna.

III.- Como no hubo ni hay todavía, del equipo de Calderón, la menor señal, entonces he tenido que preguntar directamente al panista, en formato de petición, pero dentro de los cauces de las libertades de prensa y el derecho a la información, si como se dice es adicto, pero se mantiene alejado de ese vicio, debido a un tratamiento médico. De ser cierto, no es causa para revocarle el mandato; pero, sí es indispensable que los mexicanos lo sepamos, incluso en el caso de que no sea verdad.

IV.- Y no se trata de un asunto privado, toda vez que ocupar el cargo de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, no solamente reduce el espacio de lo privado, sino que, además, es tal la responsabilidad del mismo, que se requiere que el individuo, chueco o derecho, electo, debe ser y parecer sobrio, como aquello de que "la esposa del príncipe, debe ser y parecer honesta". Dice la leyenda, que Churchill se bebía una botella diaria de whisky y, agrega, era cuando más lúcido estaba.

V.- A Hitler lo tachan de abstemio (además de vegetariano) y no fue garantía de nada que no fuera perversidad y malignidad hasta el genocidio y la depravación políticas. Victoriano Huerta fue alcohólico hasta decir basta y así fue un golpista que mataba por matar, hasta llegar al magnicidio contra Madero. Salinas se echaba su cerveza con sus frijoles con nopales y su sopa de fideo. Cuando estuvo en Irlanda, gozando del dorado exilio, visitaba las tabernas y, en lugar de brindis, profería maldiciones contra Zedillo. Este, en plena campaña, allá por su patria chica, en Mexicali, "pa?el calor", pidió una cerveza y le dijo al mesero. "Me la sirve en un vaso, sin hacer espuma, para que parezca sidral".

VI.- Nada tiene de reprobable "zamparse" bebidas alcohólicas. Pero, sí importa que el señor Calderón ("Don Felipe", como lo llama ahora Fox, después de ningunearlo), como andan diciendo hasta quienes aseguran haberlo conocido en Michoacán, que es alcohólico (como lo es el señor Bush, y así le ha ido al mundo o porque sigue bebiendo o porque las "crudas" lo ponen beligerante). Y que está bajo tratamiento y terapia antialcohólica. E insisto, no es un asunto privado, porque los rumores y filtraciones se han hecho públicos, al grado de que en algunos comentarios de prensa han llegado a escribir su apellido así: "Calde-ron".

VII.- La adicción de Fox por su cónyuge, de tal manera que Mart(h)a fue la que manejó y abusó del poder presidencial, se supo al otro día de su precipitada boda. A esa debilidad debemos su mal gobierno, sus payasadas, (su otra adicción: el prozac) y sus constantes incapacidades que terminaron con el actual desastre y que, tras las manipuladas elecciones, han generado una crisis política y social de pronóstico reservado. Habrá quien diga que ese vicio por el matriarcado no es menos malo que el alcoholismo. Esa falta de arrestos, esa complacencia de Fox, sumada a su flojera para administrar y gobernar lo hicieron un Presidente del montón.

VIII.- Empero, que un individuo con las enormes responsabilidades que entraña la Presidencia de la República, pudiera ser alcohólico, sí que promete desastres. Y el país, después de un sexenio tan dañino para la nación, como ya es el de "la pareja presidencial", se precipitaría, si bien le va, en una Revolución (anunciada y querida por quienes interpretan cíclicamente la historia y que en el 2010, tras el centenario de la Revolución de 1910, estallará otra) y si mal le va nos vendría un Golpe Militar. Si Calderón no enfrenta los rumores de que es adicto a las bebidas embriagantes en grado de padecer alcoholismo, entonces seguirán las dudas y cada vez que tome una decisión con abuso del poder, se supondrá que lo hizo bajo presión etílica.

IX.- Por eso es que este columnista ha insistido en el tema, ya que de todas partes llegan filtraciones, rumores y seguridades de que el ya electo, en tiempo presente o pasado, tiene algo que ver con los males del alcoholismo. Si ya no y está bajo tratamiento médico, también lo necesitamos saber. Cuentan que en tiempos de López Portillo, uno de los aspirantes era alcohólico y esto fue lo que influyó para descartarlo del entonces llamado "tapado". Del resto de los presidentes se ha sabido que brindan, pero no que fueran borrachos y menos alcohólicos.

X.- El posible alcoholismo de Calderón es más que preocupante. Sobre todo cuando, si confirman su ascenso a Presidente Constitucional, debe siempre estar lúcido y sin medicamentos, porque se avecinan crisis mayores que la ya en marcha por los sucesos poselectorales. Necesitamos a un Presidente en sus cinco sentidos y no como a un Bush a quien tienen bajo vigilancia médica y policiaca para evitar que al sólo "¡salud!" enloquezca y se vaya derecho sobre el alcohol.

Calderón debe aclarar si es o no alcohólico y hacernos saber que su tratamiento médico es eficaz. No queremos saberlo cuando ya sea tarde.

------------>

Esperanzas y riesgos

Víctor Flores Olea
"Por Esto!"


En el tiempo postelectoral Andrés Manuel López Obrador ha tenido dos opciones básicas: una, conformarse con dirigir un movimiento de izquierda que inevitablemente desembocaría en el reconocimiento del triunfo de Felipe Calderón, con un futuro oscilante que no se alejaría demasiado del destino de la izquierda encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas. Sería otra forma de encarnar a la "leal oposición", si se quiere.

La gran distancia con el camino elegido es que la izquierda movilizada en torno a AMLO es seguramente la más fuerte en la historia del país, la más radical y también la más novedosa e imaginativa. Y que ha tomado también el camino más riesgoso. Ya hemos escuchado voces respetables que aseguran el debilitamiento de la izquierda, y hasta el ocaso de su dirigente.

Nada lo indica, aunque el futuro de la izquierda depende siempre de la inteligencia con que sea conducida. Jamás, en ninguna situación, es recomendable dilapidar el capital político acumulado.

Acierto indudable fue constituir el Frente Amplio Progresista, para integrar un nuevo bloque histórico que promueva un proyecto alternativo de nación que incluiría a los partidos políticos de la coalición y a diversos organismos sociales y sindicales: representaría el polo de la izquierda en la actual división del país, sería el núcleo de un bloque histórico nuevo al que abrió paso la crisis social y política que vivimos.

Algunas de sus virtudes: combinar diversas formas de militancia, la movilización popular con las iniciativas legales, las acciones de masas con las decisiones en los puestos de gobierno y en el Legislativo, que ya ocupan representantes de la izquierda y que se fortalecerían mutuamente.
Tiene un alcance distinto presentar iniciativas de ley apoyadas por millones de ciudadanos o rechazar las mismas con un apoyo político masivo. Básicamente, en estos tiempos deben desterrarse los acuerdos "copulares" sobre cuestiones importantes del país.

Recordemos que la izquierda italiana, hace dos o tres décadas, confirió un enorme valor de afirmación a las movilizaciones de masas y a las administraciones territoriales exitosas, que debían distinguirse por su eficacia y sus políticas sociales.

Debe decirse, sin embargo, que una de las evidentes debilidades de la izquierda mexicana hoy es la ausencia de elaboración teórica de sus objetivos programáticos. Y en general la ausencia de procedimientos democráticos más formales para la toma de decisiones.

Sin teoría, como dirían los clásicos, no hay buena práctica. Se ha hablado de combatir la pobreza y la desigualdad, de defender el patrimonio de la nación, del derecho a la información, de la lucha por la renovación de las instituciones, de erradicar la corrupción y la impunidad. Pero falta más sustancia programática sobre todo, como es el caso, cuando se trata de una lucha para el mediano y largo plazo.

Con la derecha en el gobierno debe militarse en contra de su carácter confesional y antilaico, una de sus constantes históricas. No olvidemos que la estructura ideológica profunda del PAN supone el retorno del más rancio conservadurismo, sin ahorrar sus expresiones confesionales y clericales, excluyentes e inclusive xenófobas y discriminatorias.

Y se trata de poner a las instituciones sobre sus pies de verdad, de autenticidad, que antes han sido enviadas al diablo, no por López Obrador, sino por quienes las han manejado para enriquecerse y no para atender las demandas del pueblo. De eso se trata: de rescatar a las instituciones del secuestro, la negación y la corrupción que han sufrido.

¿O no ocurre lo anterior cuando un textilero mafioso les imparte instrucciones de mala manera a gobernadores y senadores, que las atienden instantáneamente no obstante el infinito desprecio que entrañan? ¿O cuando no se olvida el carácter ilegal de las campañas que le dieron un discutido triunfo a Felipe Calderón, por instituciones electorales más que dudosas en su conducta?

Se trata también de una batalla cultural. La derecha de hoy afianza sus complicidades con el neoliberalismo de dentro y fuera y asume el rostro de la dominación para continuar el saqueo de los bienes del pueblo. Tiene un perfil confesional y otro de modernidad sometida a los dictados del neoliberalismo y a los poderes más reaccionarios del planeta. La lucha de la izquierda tiene hoy un significado cultural en contra de la intolerancia, la exclusión, el racismo y el entreguismo que caracterizan a la derecha desde el siglo XIX, y que ahora quieren ser reimplantados en México.

Decíamos también que el movimiento ha de profundizar la democratización de sus decisiones. La urgencia y las presiones de la situación explican parcialmente la metodología "asambleísta" utilizada hasta ahora, pero en un movimiento a mediano y largo plazo debe fortalecerse la discusión y el carácter democrático de las decisiones.

Diría también que deben desterrarse los procedimientos excluyentes que larvadamente ya han sufrido distinguidos mexicanos, por el "pecado" de discutir algunas cuestiones específicas. Tenemos los casos de Carlos Monsiváis y Luis Villoro, que se atrevieron a disentir de ciertos aspectos adyacentes del movimiento y sobre los cuales parece cernirse ya un proceso agazapado de satanización.

Debemos defender a capa y espada el libre derecho de opinar. Las diferencias de matiz hasta debieran considerarse estímulos para la discusión dentro de una izquierda que debe ser ejemplo de pensamiento y moral plenamente abiertos y civilizados.

---------------->

El reconocimiento institucional de la "honorable" simulación

Ricardo Andrade Jardí
"Por Esto!"


En el México de la instituciones, del que tanto nos hablan y nos dicen los intelectuales a modo que hay que respetar, los ladrones, los de a deveras, los que roban sólo por vicio insano, por deporte, digamos, cuando no son legisladores, gobernadores, presidentes municipales o funcionarios, son reconocidos por estos: gobernadores, funcionarios, legisladores, etc., como ?honorables? ciudadanos, es decir, en el México de las instituciones para ser alguien "respetable" se requiere ser un vil ladrón o un peor ladrón.

Pero si en cambio un ciudadano cualquiera, digamos, uno, al que los "honorables" sujetos antes mencionados lo despojan de su propiedad comprándole entre engaños y amenazas el metro cuadrado de su tierra ejidal en diez centavos (1000% menos de lo que cuesta un metro cuadrado de la alfombra más económica en el mercado) se ve obligado, por hambre, a robarse una gallina para mal alimentar ya no a él sino a su familia, se le aplica el peso de la ley institucional y se le encierra hasta por 10 años si la cosa le va bien.

Es decir, en el México de las instituciones, tan defendidas por los presumibles becarios del Estado, lo conveniente es que si uno tiene hambre robe del erario público todo lo que le sea posible y mientras más robe mejor será su estatus ante la sociedad institucional y sus intelectuales a modo. De lo contrario los caminos son la eterna cárcel o la ejecución en manos de los ejecutores de la ley y el orden, siempre al servicio del respetable y "honorable" ciudadano que más logró y supo y pudo robar y precisamente porque no fue el hambre lo que lo impulsó a hacerlo, sino una patología trastornada que ha convertido en el imaginario de la simulación lo ilegal como legal, lo inmoral como moral y el hambre en delito absolutamente grave y condenable.

Así es que en el México de las instituciones los "honorables" Kamel Nacif tienen a su servicio el aparato de protección del Estado y de paso al presidente de coordinación política de la Cámara de Diputados que es, además de un presunto pederasta, coordinador de la fracción parlamentaria del PRIAN. Mientras el conocidísimo "honorable" y vulgar ladrón Roberto Hernández (al que se le rescató su banco y luego lo vendió en la operación bursátil más cara de la historia sin pagar ni diez centavos de impuestos) al amparo y protección del gobierno "moral" de Partido Acción Nacional, en Yucatán, despoja de tierras ejidales a los campesinos marginados de siempre y empobrecidos como nunca en seis años de gobiernos del "cambio" y del "Alto Vacío".

En el México de las instituciones que tanto nos pregonan que debemos respetar, un metro cuadrado de tierra ejidal para el hermano de Patricio Patrón Laviada, al servicio (ambos: el encargado del Ejecutivo y el hermano) de Roberto Hernández, cuesta diez centavos cuando en el mercado el metro cuadrado más barato de alfombra cuesta aproximadamente 60 pesos.

El debate de "nuestra" democracia pasa ineludiblemente por el terreno de dos imaginarios en enfrentamiento dialéctico.

No hay ni habrá democracia verdadera y menos aún justicia en un régimen que privilegia el costo de metro cuadrado de tela sintética mil veces por encima del costo de metro cuadrado de tierra campesina.

Se carece de ética cuando ignoramos el valor del trabajo campesino que alimenta las mesas citadinas.

No es, pues, solamente el desprecio que implica que el ex banquero de Banamex, hoy "honorable" usurero protegido por las instituciones democráticas de la república simulada, compre (despoje) vergonzosamente en diez centavos el metro cuadrado de tierra ejidal, sino el hecho de que los Roberto Hernández sigan ascendiendo en su historial de presuntos crímenes y vanidades, al tiempo que empobrecen a grandes sectores de la población, para convertirlos dentro del sistema en los esclavos modernos de la "Democracia corporation S.A.".

Pero este esquema de impunidad se repite en cada rincón del país y así los "góber preciosos" protegen a los pederastas valorando la justicia en dos "botellas" de coñac, al tiempo que el hoy único partido PRIAN nombra a esos presuntos pederastas en la coordinación política parlamentaria, con el aval de todos los partidos, pues formar parte de un Congreso legislativo de un gobierno espurio es avalar toda indigna acción de ese Congreso.

México se debate entre la legalidad institucional representada entre otros por los Gamboa Patrón o los Yunes y entre el México de la legalidad ciudadana representado por millones de ciudadanos que no nos sentimos representados por la farsa de un Legislativo que sirve de escudo para las perversiones patológicas de quienes lo conducen. Pero tampoco por los "góber preciosos" al servicio de los Kamel Nacif o los Altos Vacíos al servicio de los Roberto Hernández y toda la gama de la delincuencia organizada (narcotráfico, contrabando, tráfico humano, etc.). Es tiempo de definir el país en el que queremos vivir, el de las instituciones corruptas del Estado o en el de la esperanza ciudadana, conviene tener claro que ese cambio no se dará ni desde las instituciones ni desde un Parlamento convertido en guarida de facinerosos con "ideologías" negociables a cualquier bajeza. El cambio posible está únicamente en el movimiento ciudadano y en los logros que éste logre no sólo conquistar sino defender.

El mandato de CND es claro: queremos una Nueva República, radicalmente opuesta a la que nos proponen las instituciones de la falsa democracia y conviene que así lo entiendan el PRD y AMLO pues no se le ha otorgado, a este último, el Ejecutivo del legítimo gobierno para apoyar las campañas de impresentables políticos del viejo sistema político en la "conquista" de puestos de elección popular, bajo las reglas dictadas por la república de simulación desconocida por los mandatos de la CND.

Nuestra apuesta, la apuesta ciudadana, es por la construcción de un nuevo México más justo y más digno y no por la insignificante conquista del puesto de elección en un régimen al que hemos desconocido, no gastemos nuestra energía en lo que no tiene sentido y enfoquemos nuestros esfuerzos en la urgente construcción de una nueva y ética patria con dignidad y justicia para todos.

------------------>

Autocrítica necesaria

Rosa Albina Garavito
"La Jornada"


La celebración de la Convención Nacional Democrática marca una nueva etapa en la lucha del movimiento democrático y progresista del país. Frente a la imposición del fraude electoral, la iniciativa de convocar a esa convención me parece acertada, de la misma manera que sus resolutivos. Sin embargo, el objetivo de construir una fuerza política y social mayor a la existente, que resista de manera eficaz a la imposición y además logre dar vida a las instituciones democráticas del nuevo siglo, requiere de la autocrítica en torno del desempeño del PRD, de su candidato presidencial, y de otros elementos durante la campaña electoral.

Parto de que sin las irregularidades e ilegalidades cometidas durante el proceso electoral por distintas instancias del Estado y por los poderes fácticos, el resultado habría favorecido a AMLO. Sin embargo, esa convicción no hace a un lado la necesidad de la autocrítica, pues el uso faccioso de los poderes es una característica del viejo régimen en el que aún estamos inmersos, y es en esas condiciones en las que hay que desplegar la lucha democrática en esta nueva fase. Esto no significa que la participación en la contienda electoral hubiese implicado dar un cheque en blanco a nadie. Ahora paso al elenco de los errores y otros factores.

1. Se confundió la campaña electoral con la lucha contra el desafuero. La mayor virtud de AMLO, haber salido victorioso del intento de sacarlo de la contienda electoral mediante el desafuero, al final se convirtió en un lastre. La no respuesta oportuna a la campaña del miedo, se fundamentó en el supuesto de que el candidato había quedado vacunado contra las "fuerzas del mal" que quedaron exhibidas en el complot de 2004-2005. Con estupor se constató que la campaña sacó a la luz los muertos vivientes.

2. Esa confusión alimentó también el triunfalismo y la soberbia. Ambas son muy malas consejeras en cualquier situación. Lo son más en una campaña electoral. El innecesario "cállate chachalaca" fue uno de sus resultados que, como dije en este espacio, sirvió para manipular el respeto a la investidura presidencial, y el miedo inconsciente que acompaña al generalizado racismo en el país, con el que también se asoció esa expresión.

3. Confusión y triunfalismo fundamentaron la errónea decisión de no asistir al primer debate, a pesar de que las preferencias electorales empezaban a descender.

4. La descalificación de las encuestas electorales cuando no favorecieron a AMLO, expresó una falta de objetividad lamentable.

5. Imponer candidaturas y rodearse de personajes identificados con los peores vicios del régimen priísta, replegó a muchos votantes del campo de la izquierda. Ninguno de esos personajes ha hecho un deslinde público de su pasado; es evidente que nadie se los exigió. Hacerlo significaría reconocer públicamente los daños causados a la sociedad y a la nación a consecuencia de sus compromisos políticos y sus acciones de gobierno.

6. Dar prioridad a esos personajes en la organización de las redes ciudadanas para la defensa del voto, tuvo como resultado vacíos determinantes en el cuidado de las casillas electorales y, por lo tanto, terreno fértil para el fraude hormiga.

7. Como siempre lo ha hecho frente a los liderazgos caudillescos, el PRD estuvo ajeno a cualquier definición política de la campaña electoral. Recibir órdenes de manera acrítica no es la mejor contribución al desarrollo democrático del país.

8. Como nunca lo había hecho, lamentablemente Cuauhtémoc Cárdenas (CC) se plegó a los intereses de la antidemocracia, desde la fase de la lucha contra el desafuero hasta el momento actual.

9. Intelectuales nostálgicos de su pertenencia al círculo cercano del liderazgo de CC, llamaron a la abstención o anular su voto. Quizá expresaron la exquisitez del alma que todo intelectual lleva dentro, pero también los consabidos errores que de ello derivan.

10. No sé cuántos votos haya restado la "otra campaña", pero como he sostenido en repetidas ocasiones, mal habría hecho el EZLN en apoyar la campaña del PRD.

En fin, me queda claro que son muchos los haberes para iniciar la nueva etapa de lucha democrática; pero también muchas las carencias. En ellas quizá la más importante sea la ausencia de un partido de izquierda, democrático y moderno. La sociedad dirá.


Por : ::: surf :::




    © 2006  HoyPG - Contra la Ignorancia: Información