Blogs Amigos
Radio AMLO
Videos
Versión Inglés




"La izquierda se levanta"


Selecciona tú reproductor
para escuchar RadioAMLO

Visita su página y apóyalos


“Sufragio efectivo, no imposición"

Andrés Manuel
López Obrador


“...la última de las palabras corresponde al pueblo"

Profirio Muñoz Ledo

correo_hoypg@yahoo.com


Si tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro sitio mándanos un correo



Deja tu mensaje (no se permite lenguaje ofensivo)

Escribe tu
denuncia ciudadana, queja, comentario, sugerencia, información, aviso, noticia, llamado, dirección de tu blog, o lo que quieras.




Nombre:

Email, página o blog (opcional):
Mensaje :





Activa tu java

HoyPG - Página Principal

No al Golpe de Estado
No a la imposición


Información actual sobre Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ) y el fraude electoral en México.

correo_hoypg@yahoo.com




Visiten la página de la Convención Nacional Democrática:
http://www.cnd.org.mx/


Ayúdanos a difundir esta página: Carteles y tarjetas AQUI



BloGalaxia
Florida Probate
Florida Probate


Pon el banner de HoyPG en tu página:


Powered by:Blogger

¡Sonrie, AMLO es el presidente legítimo!



No olviden dar click en el botón "Ver cartones" para ver los cartones más recientes de los principales diarios.

El programa "La verdad sea dicha" de la semana se encuentra al final del blog.

* Hoy es lunes, noviembre 27, 2006

Columnas de opinión del 27 de Noviembre

11:02 a. m.

Gabinete: sus limitaciones

Manuel Camacho Solís

El gabinete es un fiel reflejo de las prioridades de Felipe Calderón y de su insuficiente comprensión del momento político que vive el país. Frente al cúmulo de presiones a las que está sujeto, ha optado por plegarse a lo que conoce y respeta. Así, empezará el gobierno con muy pocos márgenes políticos y con altas probabilidades de que la realidad lo obligue a hacer rectificaciones mucho antes de las elecciones intermedias.

El gabinete perfila a un gobierno que descansará en tres pilares: la tecnocracia que da garantías a los inversionistas; el PAN y la derecha que le darán el respaldo en el Congreso y el territorio; y previsiblemente una línea de control duro en la política interior con la cual piensa enfrentar las graves circunstancias en las que habrá de arrancar su gobierno. Es un gabinete cómodo para él, pero no le da poder adicional ni demuestra que tenga una estrategia política clara.

Ha decidido gobernar como si tuviera una mayoría amplia (digamos de 60%) que lo respaldara y no hubiera un cuestionamiento a su legitimidad. Está pasando por alto los dos datos básicos que definen el momento político. Calderón sólo sacó el 35% de los votos (65% votó en contra) y sigue habiendo un porcentaje considerable de la población que considera que hubo fraude en la elección (38% de acuerdo con la última encuesta de GEA).

Él mismo había anunciado que planeaba formar un gobierno de coalición. En tanto que una coalición con la izquierda era muy improbable (salvo en una trayectoria de cambio de régimen que debió explorarse con audacia y determinación), la alianza natural era con el PRI. Pero no hubo ni el aplomo ni el talento para construirla. Se argumenta que la fragmentación de mandos en ese partido lo impedía. Eso no es así: había que hacer el trabajo con todos los liderazgos, para construir un acuerdo que los incluyera y dejara satisfechos. Sin duda eso era posible. Se ha podido lograr en negociaciones con liderazgos más fragmentados y menos institucionales.

Tampoco prosperó la idea de correr el gobierno al centro, ni mucho menos de rebasar a la izquierda por la izquierda. El gobierno se macizó en la derecha. La mejor prueba de ello es la conformación del gabinete social, donde por encima del reconocimiento profesional (como en el gabinete económico), lo que cuenta es la filiación al partido y la lealtad ideológica y personal.

Pero la definición central de Calderón no está en sus gabinetes económico y social. Con seguridad las reformas económicas no serán su prioridad al arranque del gobierno. Su definición está en lo político. Su prioridad es sortear su difícil entrada: hacer frente a los problemas políticos y de seguridad. Para ello ha escogido endurecerse. Muchos lo aplaudirán al inicio. En especial las corrientes neofascistas. Pero su apuesta, más allá de las diferencias ideológicas, podría representar un error estratégico fundamental.

Lo que el país necesita es una estrategia clara e inteligente de gobernabilidad. Pensar que los problemas del país se resolverán con más policía preventiva y más consignaciones ante el Ministerio Público, es no tener idea de cuál es el estado de ánimo de una gran parte de la población que está excluida, cómo reaccionan los movimientos sociales, ni del estado real de fuerzas. La policía debe estar sometida a la política. Y en este momento, y en nuestro caso, a la política democrática. Lo otro -la represión como línea política o como consecuencia de la falta de política- es insensato.

Los temores sobre el momento y la cerrazón ideológica son una mala receta. El gobierno tiene la necesidad de entrar y consolidarse, pero sin arruinar su prestigio ni polarizar adicionalmente a la sociedad. El país necesita llevar a cabo cambios de fondo que den vigor al crecimiento, permitan reducir la pobreza, mejoren la justicia y fortalezcan la democracia (con la plena inclusión de la izquierda). Si para lograr entrar, Calderón echa a perder la oportunidad del cambio, pronto veremos a un gobierno agobiado, dominado por la inercia y la contingencia.

------------------->

AMLO y Calderón, dos destinos

Detrás de la Noticia
Ricardo Rocha


Los cambios en cinco meses han sido dramáticos. Es probable que antes del 2 de julio Andrés Manuel López Obrador estuviera absolutamente seguro de alcanzar la Presidencia. También es probable que Felipe Calderón tuviera serias dudas en su propósito de ganar la elección. La contienda había arrancado con el perredista como claro favorito, y aunque el margen se estrechó, todavía unos días antes la mayoría de las encuestas le daban una cierta ventaja. El caso es que el resultado oficial favoreció al candidato del PAN por un escasísimo e inédito medio punto. Calderón fue proclamado ganador y AMLO denunció un fraude cuyas pruebas desestimó el Tribunal Electoral para declarar finalmente a Felipe como presidente electo.

Lo cierto es que en estos 10 días recientes ambos parecen estar sellando su destino. López Obrador asumió como "presidente legítimo" en una ceremonia popular entre las aclamaciones de por lo menos 200 mil que desafiaron al frío en un acto que igual despertó el fervor devoto de sus fieles que las más crueles burlas de sus detractores. Esta semana que comienza Calderón Hinojosa llega a su día D, el 1 de diciembre. Se encuentra con la historia para protestar como Presidente de la República.

Las cabezas de ambos deben ser mares de pensamientos agitados: uno, empeñado en una cruzada que muchos califican de imposible, obstinado en un gobierno simbólico, que quiere ser alternativo, liderando a quienes creen que el triunfo les fue arrebatado y reavivando a los que ya se han resignado a la inevitabilidad de las instituciones. El otro: convencido de que tiene derecho a su destino, de que puede gobernar a un país dividido pero también exhausto, de que puede ser un presidente no sólo para los silentes que votaron por él, sino también para los exaltados que en las plazas públicas vitorearon a su adversario.

Las expectativas son desquiciantes: ¿qué va a pasar exactamente el 1 de diciembre? ¿Cómo quedará marcado el inicio de un nuevo gobierno? ¿Todo quedará en amagos y amenazas? O será un parto necesariamente doloroso. Qué dilemas atraviesan por la mente de López Obrador. Hasta dónde están dispuestos a llegar él y sus seguidores. Qué inquietudes invaden a Felipe Calderón. Qué certidumbres le pueden garantizar los aparatos de seguridad. Hasta dónde lo perseguirán las masas enardecidas.

Hasta ahora, da la impresión de que Andrés Manuel se ha resignado a su suerte. No habla de derrocar al nuevo presidente. Pero sí pretende quitarle un bien muy valioso y que él cree que ganó en las urnas: la legitimidad. De tal suerte que Felipe sea el presidente legal, nada menos, pero nada más.

Es por ello que Calderón es hoy un presidente electo asediado: primero por quienes ya le han pasado facturas para la conformación de su gabinete y sus primeras acciones de gobierno; luego por los halcones del PAN, El Yunque y la ultraderecha que en nombre de un Dios que ellos han defraudado protegiendo a curas pederastas le exigen el bóxer en lugar del guante; lo asedian también los demonios de la abyección y la lambisconería de los que "siempre estuvieron con él" y ahora quieren un pedazo del pastel del poder; lo presionan igual sus propias determinaciones, menos mal que ya dijo que estará vigilante de sus secretarios de Estado y que no le temblará la mano para cambiarlos cuantas veces sea necesario.

No es casual que en el propio Consejo Nacional Panista se pronunciara "por el rumbo de la paz", por acuerdos con sus opositores y por comprensión y respaldo sin regateos de su partido "para hacer frente a esta hora dramática de la vida nacional". En cambio, la dirigencia panista quiere imponerle una línea de gobierno en la que "aplique la ley sin indulgencia ni disimulo". En otras palabras, que aplaste a los insurrectos de una Oaxaca que está que arde, sobre todo por los nuevos enfrentamientos del sábado entre appistas y soldados de la PFP con su cauda de muertos y heridos. Cómo va a reaccionar Felipe Calderón a partir del viernes en que empiece a ejercer la Presidencia de la República es todavía una incógnita.

Por lo pronto, Andrés Manuel López Obrador sigue caminando por ciudades y pueblos de este país intentando reactivar el fenómeno social que es en sí mismo. En tanto, el primer día de diciembre está ya a horas de distancia.


Por : trueeyes




    © 2006  HoyPG - Contra la Ignorancia: Información