Blogs Amigos
Radio AMLO
Videos
Versión Inglés




"La izquierda se levanta"


Selecciona tú reproductor
para escuchar RadioAMLO

Visita su página y apóyalos


“Sufragio efectivo, no imposición"

Andrés Manuel
López Obrador


“...la última de las palabras corresponde al pueblo"

Profirio Muñoz Ledo

correo_hoypg@yahoo.com


Si tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro sitio mándanos un correo



Deja tu mensaje (no se permite lenguaje ofensivo)

Escribe tu
denuncia ciudadana, queja, comentario, sugerencia, información, aviso, noticia, llamado, dirección de tu blog, o lo que quieras.




Nombre:

Email, página o blog (opcional):
Mensaje :





Activa tu java

HoyPG - Página Principal

No al Golpe de Estado
No a la imposición


Información actual sobre Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ) y el fraude electoral en México.

correo_hoypg@yahoo.com




Visiten la página de la Convención Nacional Democrática:
http://www.cnd.org.mx/


Ayúdanos a difundir esta página: Carteles y tarjetas AQUI



BloGalaxia
Florida Probate
Florida Probate


Pon el banner de HoyPG en tu página:


Powered by:Blogger

¡Sonrie, AMLO es el presidente legítimo!



No olviden dar click en el botón "Ver cartones" para ver los cartones más recientes de los principales diarios.

El programa "La verdad sea dicha" de la semana se encuentra al final del blog.

* Hoy es lunes, septiembre 04, 2006

Editoriales 4 de septiembre

12:56 p. m.

Detrás de la Noticia
Ricardo Rocha
"El Universal"


Herencia de odio

Sí, ya sé que podría ser el título cursi de una telenovela igualmente cursi. Ojalá se tratase de algo tan trivial. Lo malo es que se trata del país, de sus instituciones, de los poderes del Estado y de la suma de individuos que conformamos la nación en su conjunto. El odio está en todas partes: al interior de los partidos políticos; adentro del Congreso; en los medios de comunicación; en las escuelas; en los restaurantes; en los hogares y aun en la esfera de las relaciones personales entre amigos que fueron entrañables y ahora se detestan.

Lo ocurrido el viernes en San Lázaro es apenas una manifestación de esta rabia contenida y creciente. Del odio bidireccional del PRIANAL hacia el PRD al impedirle asumir la Mesa Directiva -y contestar el Informe- y de los perredistas a sus contrapartes al tomar la tribuna e impedir la lectura del que sería el último mensaje de Vicente Fox, casualmente el principal responsable de la incubación de este aborrecimiento generalizado.

Es vergonzoso que la expectativa haya sido el escándalo adentro y la sangre afuera del Palacio Legislativo. Menos mal que no se dio ni lo uno ni lo otro. En el recinto no hubo violencia, sino un acto enérgico que además estaba anunciado y que tampoco es nuevo, aunque ahora espante a las buenas conciencias que se rasgaron las vestiduras por las pancartas de "Fox, traidor a la democracia", pero que inscriben las trácalas electorales, la guerra sucia y las campañas del miedo y el encono como parte de la "normalidad democrática".

Afuera, Andrés Manuel López Obrador olfateó que el estado de guerra en torno a la Cámara de Diputados era una trampa para justificar la represión y de paso levantar los campamentos del zócalo y Reforma. Por eso contuvo a los suyos y se quedó en la plaza mayor. Así que los miles de efectivos del Ejército, la PFP y el Estado Mayor para nada; los cinturones concéntricos de falsa castidad, a lo largo de kilómetros, para nada, y los planes B y C y D también para nada. El Presidente no habló y fue mejor así. ¿Para qué? ¿Para oírle las mismas mentiras que diría luego en su mensaje televisado desde su refugio en Los Pinos? A ver, seamos francos: fuera de la estabilidad macroeconómica, que no es un logro de su administración sino de la economía del norte, de ingresos petroleros extraordinarios y de los 17 mil millones de dólares que nos mandan los expulsados por la pobreza desde Estados Unidos, ¿de qué podría presumir Vicente Fox? ¿De los 15 minutos de Chiapas? ¿Del 7% de crecimiento? ¿De los vochos, de las teles o de los changarros? ¿De sus viajes sin ton ni son? ¿Del auge sospechoso del narcotráfico en su mandato? ¿De la justicia selectiva para perdonarles miles de millones de pesos en impuestos a sus cuates y patrones mientras castiga y persigue a sus adversarios políticos? ¿De la impunidad de los hijos de su señora? ¿De que quiso imponer a su mujer y no pudo? ¿De que nomás cogobernó con ella? ¿De que también quiso imponer a Santiago y tampoco pudo? ¿De que no le quedó de otra con Felipe y hasta abusó al grado de querer venderle el favor? ¿Que todo México se entere?

No. El Presidente no podría alardear de ninguna de estas cosas. Debería estar avergonzado de todas y cada una de esas acciones y omisiones que lo marcarán para siempre como uno de los gobiernos más perversos, ineficientes y corruptos de que se tenga memoria.

De lo único que Vicente Fox puede ufanarse y fanfarronear es de haber impedido que López Obrador haya llegado a la Presidencia. De eso sí puede jactarse gerencialmente ante los altos directivos del país, a los que entrega buenas cuentas: el IFE ni chistó con los spots presidenciales y empresariales; el TEPJF no concedió el voto por voto, ni se inquietó por el 60% de irregularidades en las 11 mil casillas auscultadas, ni por los votos de más ni por los de menos, ni dará importancia alguna a la descarada intervención del Presidente en el proceso; es más, ya todo mundo sabe lo que pasará hoy o mañana. Porque todo está siguiendo los pasos de un guión preconcebido. Que sin embargo nunca previó el odio infame e injusto que Fox nos ha heredado a los mexicanos. Y que sigue creciendo en la calle.

-------------->

¿Sufragio efectivo?

Ifigenia Martínez
"El Universal"


E l sufragio efectivo, adormecido por más de 50 años de crecimiento y generación de empleo durante el llamado nacionalismo desarrollista, cobra importancia cuando por la vía de la revolución democrática trata de sustituir al nocivo modelo neoliberal.

El proceso electoral de 2006 ha acaparado la atención y el interés de una ciudadanía participativa e informada, y también el enojo de una gran parte de ella por resultados que se considera -aun dentro de una institucionalidad y reglamentación- alteran y cambian la voluntad ciudadana.

Cabe preguntar si a partir de 1988 la lucha por la democracia y las reformas legales e institucionales garantizan el cumplimiento de la exigencia de "sufragio efectivo, no reelección", que motivó la insurrección maderista.

El Instituto Federal Electoral (IFE) como organismo público autónomo con la participación de los partidos políticos y ciudadanos calificados, es responsable de cumplir con la función estatal de organizar las elecciones federales desde 1990. En el IFE deberían regir los principios fundamentales de certeza (los resultados deben ser verificables, fidedignos y confiables), legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad, o sea cumplir la obligación de interpretar los hechos cuidando que no alteren la voluntad ciudadana.

Empero, no se puede desconocer que el 2 de julio, el Presidente de la República, el gobierno federal, varios gobiernos estatales, un ex presidente extranjero y diversas organizaciones confesionales, intervinieron y utilizaron recursos para favorecer al candidato del PAN; además, importantes empresarios financiaron una campaña mediática para infundir miedo entre los votantes a pesar de la expresa prohibición legal. Por ello existen bases para afirmar que se llevaron a cabo acciones que pueden calificarse como fraudulentas.

Además, se ha señalado el número excesivo de votantes contenidos en las listas del IFE, cerca de 72 millones, a los que suponemos correspondieron igual número de boletas que no fueron contabilizadas con el suficiente cuidado para conocer con precisión en cada una de las 130 mil 488 casillas cuántas se entregaron, cuántas fueron debidamente utilizadas, y especialmente, cuántas sobraron. En concreto, ¿que pasó con los 30 millones de boletas sobrantes, si la votación efectiva fue de 42 millones?

Expertos independientes afirman que existen bases para dudar del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y del manejo que se le dio bajo la entera responsabilidad del IFE, puesto que en esta etapa no intervienen los partidos. Durante este conteo se presentaron errores que lo dejan, por ejemplo, en el criterio de voto nulo, sin la necesaria certeza. Entre errores aritméticos, de captura y de falta de uniformidad, se reconoce al menos un error de medición de cinco votos por casilla. En las 130 mil 488 casillas este margen de error representa 1.59% de la votación, cantidad que en el lenguaje de los grandes números y frente a una diferencia entre los dos candidatos punteros, apenas superior a medio punto, exigía un recuento de voto por voto para legitimar el resultado.

La suma de los votos para los cinco partidos, los votos para los candidatos no registrados, los votos nulos y las boletas no utilizadas "deben corresponder exactamente al mismo numero de boletas recibidas antes de la elección". Sin embargo, en las casillas en las que el Tribunal ordenó el recuento voto por voto, 9.07% de la votación total, no se cotejó ni cumplió este requisito.

De acuerdo con un grupo de expertos, "en los estados favorables a López Obrador se contabilizaron menos votos para presidente que para miembros del Congreso, mientras en los favorables para el PAN se encontraron más votos para su candidato a presidente que para el Congreso", lo que permite sospechar la transferencia de votos de un candidato a otro. Además, en un intervalo de 39 casillas se reporta un exceso de más de 10 mil votos, lo cual sólo puede suceder mediante una alteración externa dado que el número máximo de votantes por casilla es de 760; suponiendo que votaron todos los electores registrados en las lista en este intervalo y que hubo 39 casillas, el número de votos debería ser 29 mil 640. y el IFE reportó 36 mil 640. De acuerdo con otro investigador independiente, hubo un segundo archivo de inconsistencias de 7.5 millones de votos que no fue reportado. Estos dos archivos, "interpretados" sólo por el IFE, se volvieron a meter en la corriente de datos y cabe cuestionar si las alteraciones resultaron en algún sesgo que de "buena o mala fe" pudo alterar el cómputo final. Estas y otras observaciones deben ser tomadas en cuenta por el TEPJF para su resolución pendiente sobre los comicios de 2006, que a nivel presidencial resultan inaceptables para un numeroso grupo de ciudadanos.

-------------->

JORGE HERRERA
"El Universal"


Encontronazos en San Lázaro: De la revancha a la caza de errores


La confrontación política apenas comienza. Legisladores del PRD, sin las riendas de la Mesa Directiva, buscarán capitalizar los desaciertos de otras bancadas para cumplir con su agenda

Aún no rendían protesta y los diputados federales del PRD ya habían perdido, la noche del lunes 28 de agosto, la primera negociación, la que les permitiría obtener la presidencia de la Mesa Directiva y responder el último Informe de Gobierno del presidente Vicente Fox Quesada.

Tres días después, la noche del 1 de septiembre, tuvieron la revancha: tomaron la tribuna que reclamaban, para impedir que el Presidente la ocupara para rendir su sexto Informe.

Incluso estaban preparados para hacer sonar, al mismo tiempo, 126 silbatos profesionales para árbitro de futbol, modelo "Fox 40 sin bola", en caso de que lograra el uso de la palabra.

A las 23:00 horas del martes 28 de agosto, los coordinadores de las diputaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Acción Nacional (PAN) se impusieron al del la Revolución Democrática (PRD), y lograron al día siguiente imponer con sólo cuatro votos de más al panista Jorge Zermeño Infante en el cargo de presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

A las 18:50 horas del viernes 1 de septiembre, Zermeño Infante era rodeado en la presidencia de la Mesa Directiva por diputados y senadores perredistas y petistas, en una confrontación política que a juicio del coordinador de los diputados del PRD, Javier González Garza, apenas comienza.

Brazo del "gobierno paralelo"

González Garza negó haber recibido un primer revés al no obtener para su bancada el liderazgo de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados: "¡El revés fue para la República!", refutó a Revista del lunes.

Habló así de la misión que tienen por delante como brazo político-legislativo del "gobierno paralelo" convocado por Andrés Manuel López Obrador, ahora líder de la resistencia civil pacífica.

-¿Cómo posicionar las iniciativas ante un bloque impulsado por el PAN con el PRI y otros partidos en el Congreso?

-Nos debemos a nuestros votantes y cumpliremos con nuestros compromisos de campaña. Buscaremos posicionar las propuestas de reforma de la campaña, de ser necesario, con apoyo fuera de la Cámara de Diputados.

-¿De dónde?

-En los estados del país, con las instituciones, las organizaciones sociales, sindicales y los movimientos sociales.

"¡No podemos quedarnos callados al interior del Congreso! Mucho menos ante las posiciones del PRI y del PAN", agregó.

La bancada parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados constituye la segunda fuerza con 127 legisladores. Llegaron con 126 diputados, pero se incorporó uno más: Marcos Matías, del estado de Guerrero, quien renunció a la bancada del PT, partido aliado del PRD.

El PAN tiene 206 diputados; el PRI, 104; el PVEM, 19; el PT inició con 16, pero quedará en 14 al incorporarse -además- Delio Hernández a la bancada de Alternativa Socialdemócrata (PASC).

Convergencia tiene 16 legisladores; Nueva Alianza (Panal), con nueve, y Alternativa logrará ser bancada parlamentaria formal al pasar de cuatro legisladores iniciales, a cinco como lo requieren las disposiciones del Congreso de la Unión.

Estrategia del PRD

Los errores en el PRI, PAN u otras bancadas serán capitalizados por el PRD, confió González Garza en entrevista.

Ya se registró un primer caso.

Un error del líder de la diputación federal del PRI, Emilio Gamboa Patrón, al dejar fuera de la negociación de la integración de la Mesa Directiva a sus aliados electorales del PVEM, motivó un primer acercamiento cordial de los jóvenes verde-ecologistas con los perredistas.

Diego Cobos Terrazas, uno de los vicecoordinadores de la bancada del PVEM, comentó a Revista del lunes que ante la exclusión inicial priísta en esas negociaciones, decidieron platicar con el PRD la posibilidad de impulsar una planilla alternativa de miembros de la Mesa Directiva.

Recordó que el planteamiento avanzó con el interés del PRD, porque sin los votos del PVEM (18, porque su líder Gloria Lavara tuvo a su bebé hacia el día 20 de agosto) el PRI, el PAN y los legisladores del Panal no podrían consumar su acuerdo.

La Ley Orgánica del Congreso establece que se requieren de las dos terceras partes de los votos de los diputados presentes para elegir la planilla de integrantes de la Mesa Directiva.

Aun con todos sus diputados en el recinto, los grupos parlamentarios del PRI (104), PAN (206) y Panal (nueve) sólo lograrían 319 sufragios.

La votación que concretó el acuerdo la tarde del martes 29 de agosto fue: 335 votos en pro y 161 en contra. El PVEM finalmente voto con el bloque del PRI y PAN, ante el ofrecimiento de una secretaria en la Mesa Directiva, con lo cual hizo valer la importancia de su peso político y logró abrir un frente de posibles alianzas futuras con el PRD.

"Estamos más cerca del PRD que del PAN... En la geografía política estaríamos ubicados en el centro o centro-izquierda", comentó Cobo Terrazas (PVEM).

La agenda legislativa del PRD es amplia y, sobre todo, busca concretar reformas estructurales de fondo, algunas de ellas incorporadas en la denominada reforma del Estado.

Entre ellas está reestructurar las instancias electorales del país, como el Instituto Federal Electoral (IFE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF); evitar que se impongan las líneas neoliberales como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a medicinas y alimentos, así como cualquier pretensión por privatizar las áreas estratégicas del país como Pemex y a la CFE.

Para ello, los perredistas apuestan a las divisiones internas en la bancada del PRI, para que aquellos legisladores que no comparten esos ideales se sumen indirectamente a las propuestas del PRD para evitar la aprobación de esas iniciativas.

Como parte de las negociaciones para la integración de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, la diputación federal del PAN ofreció al PRI el liderazgo de la Junta de Coordinación Política (JCP), órgano de gobierno que por ley corresponde dirigir al partido con más legisladores (PAN).

Entre los priístas que plantearon al interior de su bancada su rechazo a ese tipo de acuerdos, estuvieron Carlos Rojas Gutiérrez (ex senador de la República), José Murat Casab (el ex gobernador de Oaxaca) y Javier Guerrero García (ex tesorero del gobierno del estado de Coahuila).

A pesar de la disidencia en otras bancadas, la cual podría capitalizar el PRD, este grupo parlamentario se enfrentaría a resistencias dentro de las diputaciones aliadas como el PT y Convergencia.

Ricardo Cantú Garza, coordinador de los diputados federales del PT, consideró que su bancada mantendrá la alianza legislativa acordada con el PRD a través de la coalición electoral-presidencial Por el Bien de Todos, aunque precisó que ello no implica perder su libertad o esencia como Partido del Trabajo.

Dijo que las alianzas dentro de la Cámara serán de manera natural con el PRD, aunque podrían hacer acuerdo con otras bancadas.

Aclaró que esa diputación no buscó incorporarse en las negociaciones de la Mesa Directiva, porque no les interesaba tener una representación en ese órgano colegiado: "No hemos tenido representación ahí en las últimas dos legislaturas... Lo que nos interesa, sí, es que haya políticas de inclusión y en ello lucharemos".

Por parte de la diputación de Convergencia, el legislador José Manuel del Río Virgen, quien ha contendido por cargos de representación a través de la alianza que ha mantenido su partido con el PRD y PT, comentó a este suplemento que su bancada "no está condicionada a ninguna acción del PT o el PRD".

Dejó en claro: "¡Tenemos nuestro propio rumbo!", aunque reconoció que los acuerdos signados a través de la coalición Por el Bien de Todos tienen que cumplirse.

-------------->

El tribunal decidirá si el esfuerzo valió la pena, dicen
El fallo inminente, comidilla del Zócalo al Periférico

El plantón espera hoy un triunfo o más sacrificios

JAIME AVILES

Nueve domingos después del 2 de julio y cinco desde que se instaló en plantón indefinido sobre el Zócalo, avenida Juárez y Paseo de la Reforma, la muchedumbre que respalda a Andrés Manuel López Obrador continuó ayer tejiendo su proyecto, con la lengua de fuera debido al cansancio y a sólo unas horas de que el tribunal electoral diga si este colosal esfuerzo valió la pena o sólo fue el principio de sacrificios más grandes.

En consonancia con su discurso del pasado jueves, en el que mandó "¡al diablo a las instituciones corruptas!", ayer el candidato de la coalición Por el Bien de Todos propuso que la convención nacional democrática, del próximo sábado 16 de septiembre, siente las bases de un nuevo Congreso Constituyente, del cual -no lo dijo, pero todos los que lo escuchaban atentos lo dieron por hecho- saldrán las nuevas instituciones republicanas.

Cinco semanas consecutivas en plantón, 35 días con sus noches a merced del frío, la lluvia, el granizo, los insultos, el desprecio y la invisibilidad decretada por los grandes medios electrónicos, y ayer ahí seguía la gente, puño en alto, coreando con decenas de miles de voces las consignas adecuadas a cada momento del discurso del orador central.

"A nosotros anoche nos cayó un aguacero, pero a Vicente Fox el viernes le cayó un diluvio por traidor a la democracia", proclamaba una cartulina en el centro de la plaza, cerca del gran campamento del estado de Veracruz, donde alguien presumía de lo sabrosa que estaba la comida -"estamos tragando tres veces al día y tenemos doctor gratis las 24 horas"-, pero se preguntaba si acaso el plantón había dejado ''de ser incómodo para los ricos".

Antes de las 11 de la mañana, sin la prisa ni la inquietud de los domingos anteriores, mucha gente desayunaba en los cafés de Madero y especulaba acerca de lo que todo el plantón habla en estos días: el fallo inminente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que, a más tardar pasado mañana -ése es el límite fijado por la ley-, dirá si alguien ganó los comicios del 2 de julio o si, por el contrario, los declara nulos y deja al Congreso el nombrar un presidente interino.

La clave, pontificaban los parroquianos del exquisito café Bertico, está en (el presidente Vicente) Fox. "Si le queda una pizca así de poder, yo en su lugar le diría al tribunal que anule", esta crónica le oyó decir al politólogo universitario Hugo Grajeda. Y agregó lo que hace días se repite en distintos ámbitos: Felipe Calderón, para legitimarse, necesita dar un quinazo, como el de Carlos Salinas de Gortari en enero de 1989, cuando encarceló al dirigente del sindicato petrolero, causando gran conmoción después de asumir la Presidencia en diciembre de 1988, bajo graves acusaciones de fraude electoral.

"Si Calderón da un quinazo contra la izquierda se desprestigiaría más: tiene que pegarle a Fox, a Santiago Creel o a los hijos de la señora Marta (Sahagún)", continuó el politólogo. "Por eso digo que si Fox todavía tiene así de poder va a preferir que el tribunal anule, porque a Calderón le tiene tanto miedo como a Andrés Manuel".

No, no opinaba así una estudiante de ciencias políticas de la UNAM, que le prohibió a esta crónica citarla por su apellido, no así por su nombre, Vera, unido a su opinión: "Esto ya dejó de ser un problema poselectoral, se está convirtiendo en un proceso revolucionario; con el discursito que se echó el jueves, Andrés Manuel cruzó la línea del no retorno cuando dijo lo de ¡al diablo las instituciones corruptas! Ahorita, si el tribunal anula, el momento revolucionario se desinfla y qué hueva otra vez ir a campañas, encuestas y esas cosas, si podemos ir directamente a la toma del poder".

¡Orale!, exclamó el cronista, caminando hacia la fachada del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, mientras en el templete y desde los potentes altavoces brotaban las palabras de Dante Delgado, dirigente nacional de Convergencia, que exaltaba la unidad de las fuerzas políticas de la coalición y reafirmaba su voluntad de seguir trabajando juntas, en el Congreso y en la calle, con lo cual despejó las dudas sobre una supuesta ruptura entre los partidos aliados a raíz de la toma de la tribuna de San Lázaro, a la que no fueron invitados los legisladores del partido de la bandera anaranjada.

Pero inclusive en esas reafirmaciones, pensaba el cronista, había una especulación sobre el futuro inmediato de esta lucha: si el tribunal decide que no hay presidente electo, ¿cómo se replantearán las relaciones de las fracciones parlamentarias dentro del Congreso de la Unión? ¿Continuarían de todos modos los preparativos para la convención? y, después de lo que Andrés Manuel añadió ayer, ¿habrá Congreso Constituyente para fundar nuevas instituciones?

Y de repente esta crónica observó que entre consignas como "¡ni un paso atrás!" y "¡el pueblo, unido, jamás será vencido!", la gente había dejado de gritar "¡voto por voto, casilla por casilla!", pero cuando su candidato fue presentado por la actriz Jesusa Rodríguez y se acercó al micrófono en el templete, la plaza volvió a rugir deletreando: "¡Pre-si-den-te! ¡Pre-si-den-te!", como hizo por primera vez la mañana del domingo 14 de marzo de 2004, cuando los poderes fácticos preparaban apenas el clima de linchamiento moral propicio para el desafuero.

¿Cinco semanas después de haber establecido el plantón, el movimiento de López Obrador continúa en ascenso? Corrección: han pasado más de dos años y medio y esto no parece estar desfondándose ni mucho menos.


Por : trueeyes




    © 2006  HoyPG - Contra la Ignorancia: Información