Blogs Amigos
Radio AMLO
Videos
Versión Inglés




"La izquierda se levanta"


Selecciona tú reproductor
para escuchar RadioAMLO

Visita su página y apóyalos


“Sufragio efectivo, no imposición"

Andrés Manuel
López Obrador


“...la última de las palabras corresponde al pueblo"

Profirio Muñoz Ledo

correo_hoypg@yahoo.com


Si tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro sitio mándanos un correo



Deja tu mensaje (no se permite lenguaje ofensivo)

Escribe tu
denuncia ciudadana, queja, comentario, sugerencia, información, aviso, noticia, llamado, dirección de tu blog, o lo que quieras.




Nombre:

Email, página o blog (opcional):
Mensaje :





Activa tu java

HoyPG - Página Principal

No al Golpe de Estado
No a la imposición


Información actual sobre Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ) y el fraude electoral en México.

correo_hoypg@yahoo.com




Visiten la página de la Convención Nacional Democrática:
http://www.cnd.org.mx/


Ayúdanos a difundir esta página: Carteles y tarjetas AQUI



BloGalaxia
Florida Probate
Florida Probate


Pon el banner de HoyPG en tu página:


Powered by:Blogger

¡Sonrie, AMLO es el presidente legítimo!



No olviden dar click en el botón "Ver cartones" para ver los cartones más recientes de los principales diarios.

El programa "La verdad sea dicha" de la semana se encuentra al final del blog.

* Hoy es miércoles, diciembre 13, 2006

Columnas de Opinión

2:38 p. m.

Presupuesto opaco

Sergio Aguayo Quezada

Pasan los sexenios y cambian las personas pero el poder de la Secretaría de Hacienda se mantiene inalterado. "Dolores" o "Lolita" sigue decidiendo la forma y la cantidad de información entregada a los diputados y a la sociedad. El proyecto de presupuesto lo confirma y pone un signo de interrogación al compromiso con la transparencia.

Es de elemental justicia reconocer lo que sí funcionó durante el gobierno de Vicente Fox. Soy un admirador del Grupo Oaxaca que impulsó la ley que hizo posible al Instituto Federal de Acceso a la Información que en sólo cuatro años se ha convertido en referente de esa transparencia que otorga a la ciudadanía la palanca más fuerte para relacionarse con los gobernantes. Por ello resulta tan comprensible y lógico el anuncio del flamante secretario de la Función Pública, Germán Martínez de que el gobierno de Felipe Calderón impulsará una reforma para elevar a rango constitucional la transparencia. Por ello sorprende tanto que el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2007 esté tan manchado de opacidad. De acuerdo a una serie de estudios realizados por FUNDAR, Centro de Análisis e Investigación, Hacienda preservó el hermetismo en algunos temas y en otros hizo retroceder los avances.

El retroceso. Sin explicación alguna, Hacienda quitó de su página de Internet la información que permitía identificar con precisión el destino final de los recursos entregados a diferentes dependencias. Regresamos a los tiempos de las grandes cifras agregadas; en el programa Oportunidades, por ejemplo, ya sólo aparecen los montos asignados a los tres componentes tradicionales (alimentación, educación y salud) pero nada se dice, por ejemplo, sobre la cantidad dedicada a "Adultos Mayores". Lo mismo sucede con "Arranque Parejo en la Vida": aparece anunciado sin explicitar cuánto dinero le dedicarán.

Tampoco se detallan los recursos dedicados a los dos proyectos que Felipe Calderón se llevó de la campaña a Los Pinos: "Apoyo para el consumo de energía eléctrica y gas" y el "Primer empleo". La parquedad viola la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que exige explicar los programas propuestos por primera ocasión.

El triunfo de la opacidad. El presupuesto mexicano sigue teniendo zonas negras en donde se diluye la visibilidad. Una consecuencia es que los diputados carecen de la perspectiva panorámica exigida por el difícil trabajo técnico-político que deben terminar durante el mes de diciembre.

Por ejemplo, Hacienda sigue manteniendo bajo siete llaves las bases de datos que sostienen los supuestos de los criterios generales de política macroeconómica. Se trata de cifras primordiales para quien quiera conocer la base de los cálculos hechos por el Ejecutivo sobre el crecimiento de la economía, la capacidad de recaudación, el monto del presupuesto... Tampoco informa de manera detallada sobre los activos financieros y no financieros de la banca de desarrollo y el sector financiero; es decir, sobre los recursos a su disposición o sobre los préstamos que recibe y otorga. Esa opacidad ya ha tenido costos para el país.

En el presupuesto tampoco aparecen los datos requeridos para tener un marco adecuado a las cantidades incluidas en el presupuesto. Ese sería el caso con las tendencias en el corto y mediano plazo de la deuda total contraída y de aquella parte de la deuda que, por no haberse pagado, provoca el aumento en el costo de los intereses; o con los "pasivos contingentes" que ha ido asumiendo el Gobierno (pensiones, Pidiregas, Fobaproa, rescate carretero, etcétera) y que representa una carga cada vez mayor para el erario. Una precisión indispensable: esta información sí existe, pero se encuentra desperdigada en otros documentos y al no incorporarse a los textos entregados a los diputados, limita la capacidad del legislador para tener una visión completa. La verdadera transparencia supone facilitar lo más posible el acceso a la información más relevante.

Las consecuencias. El presupuesto es la política en un estado químicamente puro y en los 500 diputados y diputadas recaer la enorme responsabilidad de discutir y aprobar el Presupuesto de Egresos (los senadores no son requeridos para esa tarea).

Hasta hace muy poco tiempo estaban pésimamente informados y levantaban la mano por disciplina, ya que sólo recibían un resumen del PEF; el acceso al texto completo era privilegio de unos cuantos. Esa ignorancia facilitó catástrofes como la del Fobaproa o el rescate carretero que seguimos, y seguiremos, pagando. Aunque ahora el PEF está disponible, es prioritario allegarles todos los elementos posibles para unas decisiones bastante complicadas. El PEF entregado por el Ejecutivo, que cumple de manera insuficiente con ese objetivo. A futuro es necesario que las fracciones hagan uso de sus prerrogativas para exigirle a Hacienda más información.

La opacidad puede provocar improvisaciones y desperdicios. Por ejemplo, durante el gobierno de Vicente Fox los programas sociales "Adultos Mayores en Zonas Rurales" y "Apoyo a la Vivienda Rural" se manejaron de forma tan atrabancada que se facilitó la discrecionalidad y la manipulación política. Eso podría sucederle a programas nuevos como el de Apoyos para el Consumo de Energía.

Hacienda sigue teniendo el poder para decidir que información preserva y cuál entrega. En el IFAI he escuchado que Hacienda es incluso más hermética que la Secretaría de la Defensa. Lo está confirmando porque el proyecto de presupuesto enviado por el Ejecutivo significa un retroceso en la transparencia y una contradicción con el compromiso asumido por el nuevo gobierno. Las señales tan encontradas ¿serán un síntoma de "afoxamiento" precoz?

La miscelánea

El influyente colega José Gutiérrez Vivo (Monitor) hace acusaciones muy graves en el último número de la revista Proceso (10 de diciembre de 2006). Asegura que Maximiliano Cortázar, coordinador de Comunicación Social del nuevo gobierno, le hizo saber que "está castigada su empresa, que vamos a observar lo que hace y cómo lo hace? y (que) si se porta bien" el Presidente le "dará una audiencia para llegar a un arreglo". De confirmarse el comentario estaríamos ante un indicio de que al menos un sector del Gobierno buscará un retroceso en la libertad lograda por los medios. Ante la gravedad del caso el silencio de Los Pinos es insuficiente, salvo que sea una forma de confirmación implícita.

---------------->

Apunta hacia el sur

Bitácora Republicana
Porfirio Muñoz Ledo


Tras de diversas peripecias políticas, ocurridas allá y acá, finalmente me fue impuesta el pasado día 6 la orden del Quetzal, concedida por el gobierno de Guatemala, desde fines de 2003. Me la entregó en la capital de ese país, mi ilustre amigo, el canciller Gert Rozenthal. Recojo aquí lo esencial del mensaje con que agradecí tal honor.

Toda condecoración es un gesto amable y generoso de quien la otorga. Subraya también la existencia de un vínculo real y potencial con quien la recibe, así como la voluntad de que éste se acreciente con el tiempo. En este caso se trata de una presea a la que había largamente aspirado porque viene a simbolizar el antiguo y profundo afecto que profeso hacia Guatemala.

Pertenezco a un linaje de mexicanos, que espero no se encuentre en vías de extinción, cuya brújula no mira sólo al norte, sino preferentemente al sur. A ello se debe que haya decidido muy joven, antes de cumplir los veinte años, salir de mi país por vez primera cruzando la frontera del Suchiate. El relato de ese viaje es también el primer artículo que publiqué en mi vida.

Llegué aquí con un pequeño grupo de estudiantes para conocer las experiencias del gobierno del presidente Arbenz. Llenos de curiosidad y fervor, al punto que nos relacionamos no únicamente con nuestros colegas estudiantes, sino con personalidades políticas e intelectuales. En la Universidad de San Carlos nos recibió Miguel Ángel Asturias y todavía guardó por allí una colección de revistas que nos obsequió.

La vida me dio desde entonces la oportunidad de frecuentar la amistad de distinguidos guatemaltecos. Al propio Asturias lo volví a ver en distintas circunstancias. Recuerdo la última, en la Universidad de Quebec, durante las turbulentas jornadas de 1968. En donde, merced a mi carácter de joven funcionario y del encargo diplomático que él entonces desempeñaba, fuimos agredidos por algunos estudiantes y nos defendimos, con argumentos, pero como los toreros: Al alimón.

Tuve la gran fortuna de mantener una viva relación con Carlos Mérida hasta los días previos a su muerte. Admiré su carácter de precursor de la pintura contemporánea de México y Latinoamérica, y su talento para expresar en formas aéreas y geométricas la sustancia plástica de lo indígena. Abrió el camino de Rivera como de Tamayo, de Matta como de Lam y de Gunter Gerzo.

Me honró igualmente la cercanía de Luis Cardoza y Aragón, latinoamericano universal y de talante renacentista: Erudito, crítico, esteta, poeta y narrador. Compartí la tertulia amistosa de Augusto Monterroso, ese gigante de lo conciso, héroe de la metáfora, que todos los días viajaba al centro de la fábula.

Recuerdo mi participación, en 1966, como consejero cultural en París, en el proyecto que animaba el genio de André Malraux: Una exposición maya integrada con piezas de Guatemala, Honduras y México, que encalló por la dificultad de despoblar las salas de nuestro recién inaugurado Museo de Antropología, pero que después desembarcó en una espléndida exhibición de arte guatemalteco.

En mis posteriores encargos diplomáticos guardé siempre una relación estrecha con este país. Durante los días que ocupaba un sitio en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas me tocó mediar, del modo más respetuoso, en el complejo proceso de la independencia de Belice, y acendrar el diálogo con mis amigos centroamericanos durante la crisis desatada por la revolución nicaragüense.

Como representante de México ante la Unión Europea y coordinador del grupo latinoamericano trabajé muy de cerca con ustedes en los días más alentadores del plan Puebla-Panamá, y en el intento nunca culminado de celebrar un acuerdo de asociación entre Centroamérica y la Europa comunitaria. Pero mi recuerdo más perdurable está anclado en el empeño por relaciones fronterizas solidarias, por la afirmación de la identidad cultural y por la lucha común en favor del trato justo a los migrantes, cualquiera que sea su origen.
Cuando promoví, en mi calidad de secretario del Trabajo, los primeros acuerdos multilaterales sobre trabajadores migrantes organizamos informalmente a los países de expulsión; intento que fue calificado como "la OPEP de la mano de obra". Esa constelación se consolidó más tarde, con motivo de la convención internacional sobre todos los trabajadores migrantes y sus familiares, que impulsamos en las Naciones Unidas y que por cierto México tardó varios años en ratificar.

Una de las convicciones centrales que ha inspirado mi vida política y diplomática es la del trato igualitario. Pienso que la medida exacta y transparente de la autenticidad de la política exterior de México se finca en nuestra relación con Guatemala. En el respeto que tengamos por un antiguo adagio: No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti y compórtate con tu prójimo como quieras que se comporten contigo.

Creo que el muro de la ignominia ha tenido por efecto indirecto trascender las incomprensiones entre hermanos. Nos ha unido en una posición conjunta. Somos conscientes de que la afrentosa barda es contra todos nosotros y deja en la obsolescencia la vieja doctrina del Departamento de Estado, según la cual, al ser imposible cerrar la frontera norte de México, era indispensable sellar su frontera sur.

Nos hemos topado de nuevo con nuestra más antigua utopía: La integración latinoamericana. Hemos debido retomar esquemas de asociación entre países agraviados y desempolvado aquella organización de países exportadores de mano de obra. Este es apenas el comienzo de un itinerario irrevocable.

Estoy convencido de que hay Estados que contienen varias naciones y naciones que rebasan el territorio de los Estados. Hoy ha vuelto al primer plano de la conciencia regional la verdad de que conformamos una gran nación, integrada por todos los latinoamericanos, donde quiera que residan. Hago votos porque andemos pronto el camino de la ciudadanía latinoamericana. Por ello acepto esta presea como si me otorgasen la ciudadanía guatemalteca.

Acabo de estar en Palenque. Vengo empapado de mundo maya. Ahí recordé una antigua profecía: La del quetzal como lazo de unión entre el águila y el cóndor. Que así sea.

---------------->

Deportados

Plaza Pública
Miguel A. Granados Chapa


La retórica antipanista del PRI de antaño, vulgar y rutinaria, achacaba a los miembros de Acción Nacional ser quienes "trajeron a Maximiliano" y "añoran a Porfirio Díaz". Hermanados al paso de los años, priístas y panistas evocan en los hechos los peores aspectos del porfiriato. En una operación conjunta, la Secretaría de Protección Civil de Oaxaca pidió a la Secretaría de Seguridad Pública Federal el traslado, diríase en rigor de verdad deportación, de ciento cincuenta detenidos tras el vandalismo del 25 de noviembre. Remitiéndolos lejos de su solar nativo: Así procedía el gobierno de Díaz para castigar la rebeldía de los yaquis, relegados al otro extremo del país, literalmente de Sonora a Yucatán.

La operación neoporfirista consistió en remitir al penal federal de San José del Rincón, en Nayarit, a 141 personas detenidas en las calles, o en sus domicilios sin órdenes de aprehensión, el último fin de semana de noviembre. En gran número de casos la captura era ilegal, porque no se detuvo a las víctimas en flagrancia, mientras incendiaban oficinas de los gobiernos local o federal, o sustraían de ellas, o de otros edificios, bienes diversos. La Policía Federal Preventiva, como lo había hecho en los días iniciales de su presencia oaxaqueña, un mes atrás, practicó una redada sin orden ni concierto en que resultaron detenidas decenas de personas enteramente ajenas a los acontecimientos punibles ocurridos aquel sábado, al cabo de una manifestación de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.

En el momento mismo de la aprehensión y en el traslado de los detenidos (y detenidas, ya que casi un tercio de los afectados son mujeres) a cárceles próximas a Oaxaca, como Miahuatlán y Tlacolula, los agentes policiacos maltrataron a quienes no pudieron evitar ser subidos a los vehículos de la PFP. Más de doscientas personas estuvieron recluidas unas horas en esas cárceles locales hasta que se produjo el acuerdo, uno más de los que han consolidado al gobernador Ulises Ruiz, entre el gobierno local y el federal. Alegando peligrosidad, que quién sabe cómo se estableció, pues no hubo tiempo para practicar estudios que la acreditaran, la jefatura de policía oaxaqueña, promposamente llamada Secretaría de Protección Civil, a cargo de Lino Celaya, pidió a la Secretaría de Seguridad Pública que se llevara la mayor parte de los presos a reclusorios federales. Con celeridad explicable si se tratara de delincuentes responsables de graves delitos de sangre o de secuestros, la SSP, que maneja el sistema penitenciario del país aceptó el encargo y sin ninguna base legal, salvo ordenamientos administrativos de nula jerarquía jurídica, envió a 142 personas a Nayarit, a un penal de mediana seguridad. (Sería chistoso si no fuera torpe y evidenciara una falla esencial del sistema carcelario mexicano el que haya penales de alta y de mediana seguridad, lo que implica que los que no son denominados de alguna de esas dos maneras han de ser de escasa, poca o nula seguridad).

Ya era irregular el que personas que no han sido formalmente aprehendidas y contra las que no se ha iniciado proceso fueran trasladadas a un penal diverso del que fue su primer destino, y con mayor razón lo era el que se les deportara. Es y era una práctica propia de regímenes autoritarios: Los zares y el estalinismo enviaban a los presos de Moscú o Kiev a Siberia, el gobierno de Washington recluye en Guantánamo a talibanes y otros enemigos de la democracia afgana y el gobierno de Madrid, que se considera en guerra con ETA, saca a los miembros de esa agrupación terrorista del país vasco. En todos los casos queda claro que alejar a los detenidos de sus familias, amén de evitar auxilios que permitan la continuación de prácticas delictuosas, constituye una perversa sanción adicional, una suerte de pena trascendente que en México está prohibida por la Constitución.

Es posible que más de la mitad, y quizá más de cien de las personas deportadas hayan sido capturadas sólo porque estaban en la calle y la PFP las aprehendió para mostrar su eficacia y probar cómo han establecido el orden público. Los ejemplos sin ilustrativos: Una señora esperaba en la parada del autobús la llegada de su hijo; un arquitecto iba a una reunión con sus proveedores de materiales para construcción; otro, por el día de su cumpleaños, tomó unas cervezas de más; una madre y su hija menor de edad, que prestan servicios domésticos ocasionalmente salían de trabajar; un padre y dos de sus hijos iban en busca de un medicamento; dos personas más buscaban, a bordo de un coche, cómo salir del centro histórico. Todos fueron detenidos sin más, a partir del perspicaz ojo de los jefes policíacos que adivinaron en ellos peligrosos delincuentes, enemigos no del gobernador Ruiz, lo que ya es causa de castigo, sino de la sociedad oaxaqueña que reclama tranquilidad.

No obstante haber autorizado esa deportación, durante la cual las víctimas fueron vejadas y golpeadas, y de recibirlas en un penal donde también se les ha sometido a malos tratos y humillaciones, el secretario de seguridad pública se convirtió a la semana siguiente en el Procurador General de la República. Y el gobernador Ulises Ruiz, que solicitó el destierro de sus gobernados, ahora ha anunciado el pedido en sentido contrario, para atender el cual la autoridad federal ha sido menos solícita que respecto del traslado a Nayarit.

Sólo esta medida arbitraria y despótica haría que la hora oaxaqueña sea una hora negra para el país.


Por : trueeyes




    © 2006  HoyPG - Contra la Ignorancia: Información