Blogs Amigos
Radio AMLO
Videos
Versión Inglés




"La izquierda se levanta"


Selecciona tú reproductor
para escuchar RadioAMLO

Visita su página y apóyalos


“Sufragio efectivo, no imposición"

Andrés Manuel
López Obrador


“...la última de las palabras corresponde al pueblo"

Profirio Muñoz Ledo

correo_hoypg@yahoo.com


Si tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro sitio mándanos un correo



Deja tu mensaje (no se permite lenguaje ofensivo)

Escribe tu
denuncia ciudadana, queja, comentario, sugerencia, información, aviso, noticia, llamado, dirección de tu blog, o lo que quieras.




Nombre:

Email, página o blog (opcional):
Mensaje :





Activa tu java

HoyPG - Página Principal

No al Golpe de Estado
No a la imposición


Información actual sobre Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ) y el fraude electoral en México.

correo_hoypg@yahoo.com




Visiten la página de la Convención Nacional Democrática:
http://www.cnd.org.mx/


Ayúdanos a difundir esta página: Carteles y tarjetas AQUI



BloGalaxia
Florida Probate
Florida Probate


Pon el banner de HoyPG en tu página:


Powered by:Blogger

¡Sonrie, AMLO es el presidente legítimo!



No olviden dar click en el botón "Ver cartones" para ver los cartones más recientes de los principales diarios.

El programa "La verdad sea dicha" de la semana se encuentra al final del blog.

* Hoy es lunes, octubre 09, 2006

Análisis político

5:35 p. m.

Los votos y los ciudadanos

"Proceso"
(versión impresa)


Los votos emitidos en las elecciones del 2 de julio fueron contados por los ciudadanos, no por funcionarios designados -como sucedía antes- por la Secretaría de Gobernación. En algunos casos, sobre todo en las urnas de la elección presidencial, fueron contados varias veces, con frecuencia a petición de los representantes de los partidos, en especial cuando los números no les gustaban. La reforma electoral de 1994 inició la ciudadanización del IFE, que fue luego generalizada en la reforma electoral de 1996. No había confianza en la autoridad: había que involucrar a los ciudadanos, a la sociedad. Ello tenía ventajas, sobre todo una: daba credibilidad a los comicios. Pero también desventajas, una en particular: había que aceptar los errores al computar los votos, pues los ciudadanos que los contaban no eran profesionales.

La mayoría tenía -como tiene en el país, lamentablemente- un nivel de educación muy bajo. No era el caso de alguien que llamaré, aquí, Esteban. Esteban dejó su casa más temprano que de costumbre el domingo de las elecciones. El sol no brillaba todavía sobre los techos. Las calles estaban encharcadas por la lluvia de la noche. Hacía frío. "Llegué a las ocho a la casilla que me tocaba", recuerda. "Ya estaban ahí los otros tres funcionarios, aunque yo conocía nomás al secretario". Su nombre había sido escogido al azar, en un sorteo, para ser funcionario de casilla. "La notificación me llegó más o menos un mes antes. Vinieron unos funcionarios a mi casa, yo acepté y tomé un curso de capacitación en un centro del 1FE en Coyoacán". En aquel curso fue designado presidente de casilla. "Te eligen por el grado de estudios que tienes", dice, "y por eso fue que me tocó la presidencia". Esteban estudió letras clásicas (latín y griego) y cursó después una maestría en sánscrito. Es traductor del francés y del inglés al español. Aquel 2 de julio, pasó alrededor de 15 horas, hasta cerca de la medianoche, en las urnas instaladas en una de las casillas de Coyoacán. "El IFE nos dio dinero para comer, pero a la mayoría nos trajo comida la esposa o el amigo. Estábamos de buen ánimo. Había un sentido de la responsabilidad".

Su experiencia fue similar a la de la mayoría de los ciudadanos que contaron los votos ese día. El 2 de julio, en el momento de instalar las casillas, 88.4% de las mesas directivas fueron integradas con funcionarios capacitados por el IFE. Apenas en 11.6% de los casos fue necesario elegir al menos a uno de los funcionarios entre los ciudadanos presentes en la fila, de acuerdo con el artículo 213 del Cofipe.

Prácticamente todos los presidentes y los secretarios estuvieron presentes, y conforme transcurrió la mañana comenzaron a llegar los que faltaban, por lo general escrutadores, así que un par de horas después, entre 9 y 10 de la mañana, 96% de las casillas prácticamente todas- habían sido integradas con funcionarios capacitados por el IFE. La mayoría de los casos donde tuvieron que ser sustituidos (una cuarta parte del total) estuvieron localizados, curiosamente, donde más votos obtuvo la coalición Por el Bien de Todos: el Estado de México (14.84%) y el Distrito Federal (8.29%). Estos son los datos, los datos duros y fríos. Hay que recordarlos porque una de las mentiras que han sido repetidas en estos meses de conflicto poselectoral es que hubo un número enorme, abrumador, de funcionarios que fueron sustituidos -y sustituidos por gente del Panal, gente de Elba Esther, quien llegó así a tener bajo su control el IFE... Es una mentira más.

A las 6 de la tarde, los ciudadanos que presidieron las casillas empezaron a contar ~
los votos. No fue nada fácil. El acta de escrutinio y cómputo tiene dos apartados. El de abajo ofrece la información de los votos emitidos, en número y en letra: es la que ven con lupa los representantes de los partidos. El de arriba, en cambio, desglosa la información de las boletas: las recibidas, las depositadas y las sobrantes, y establece el número de ciudadanos que votaron de acuerdo con la lista nominal. Este número debe coincidir con el número de las boletas que fueron depositadas. Pero no siempre sucedió así, por errores cometidos por los ciudadanos, los que votaron y los que contaron los votos. Es en estos casos donde la coalición dijo que sobraban o faltaban votos. Hay dos preguntas que son relevantes para despejar la duda suscitada por este problema. La primera: ¿Es similar al de las elecciones de 2000 el porcentaje de errores registrados en 2006? La segunda: ¿Es aleatoria la naturaleza de los errores, es decir, afecta a todos los partidos por igual?

El investigador Javier Aparicio escribió al respecto un artículo que vale la pena leer: La evidencia de una elección confiable (Nexos, octubre de 2006). "Hasta ahora sabíamos muy poco sobre la magnitud y frecuencia de los errores aritméticos", escribe, "pero no son algo nuevo. De hecho, las actas de la elección presidencial de 2006 tuvieron menos errores (46.7% del total) y datos omitidos que las del 2000 (51.4%). Sin embargo, la magnitud promedio de estos errores es muy similar: 1.26% de los votos por casilla en 2000 frente a 1.35% en 2006. En ambas elecciones, los errores aritméticos se distribuyeron de manera casi uniforme en las casillas ganadas por uno u otro candidato, lo cual sugiere errores humanos aleatorios". Los errores aritméticos, aunque fueron muy frecuentes, no tuvieron gran magnitud. Aun así, hubo errores. ¿Es posible que estos errores determinaran el resultado de la elección? La respuesta la da en su texto Javier Aparicio: "Si eliminamos del cómputo todas las casillas con más o menos votos que el número de ciudadanos que votaron (54 mil 111 actas con error, 41.3% del total) tenemos que Felipe Calderón ganaría por 494 mil votos -lo cual confirma que hubo un poco más de errores en las casillas ganadas por la coalición, como vimos antes". Aparicio concluye con algo que hay que recordar:

"Quizá sea posible diseñar mecanismos para contar votos con mayor precisión, pero difícilmente encontraremos uno más imparcial".


Por : trueeyes




    © 2006  HoyPG - Contra la Ignorancia: Información