Blogs Amigos
Radio AMLO
Videos
Versión Inglés




"La izquierda se levanta"


Selecciona tú reproductor
para escuchar RadioAMLO

Visita su página y apóyalos


“Sufragio efectivo, no imposición"

Andrés Manuel
López Obrador


“...la última de las palabras corresponde al pueblo"

Profirio Muñoz Ledo

correo_hoypg@yahoo.com


Si tienes alguna sugerencia para mejorar nuestro sitio mándanos un correo



Deja tu mensaje (no se permite lenguaje ofensivo)

Escribe tu
denuncia ciudadana, queja, comentario, sugerencia, información, aviso, noticia, llamado, dirección de tu blog, o lo que quieras.




Nombre:

Email, página o blog (opcional):
Mensaje :





Activa tu java

HoyPG - Página Principal

No al Golpe de Estado
No a la imposición


Información actual sobre Andrés Manuel López Obrador ( AMLO ) y el fraude electoral en México.

correo_hoypg@yahoo.com




Visiten la página de la Convención Nacional Democrática:
http://www.cnd.org.mx/


Ayúdanos a difundir esta página: Carteles y tarjetas AQUI



BloGalaxia
Florida Probate
Florida Probate


Pon el banner de HoyPG en tu página:


Powered by:Blogger

¡Sonrie, AMLO es el presidente legítimo!



No olviden dar click en el botón "Ver cartones" para ver los cartones más recientes de los principales diarios.

El programa "La verdad sea dicha" de la semana se encuentra al final del blog.

* Hoy es lunes, noviembre 13, 2006

Columnas de opinión

2:30 p. m.

Las columnas que encontrarás en esta entrada son:
  • Fox, deudor moroso - Miguel A. Granados Chapa
  • Oficio de Papel - Miguel Badillo
  • Corporativismo en el PAN - Enrique Gómez
  • La herencia de Felipe (2) - Ricardo Rocha
----------->

Fox, deudor moroso

Plaza Pública
Miguel A. Granados Chapa


Arturo Quintero es un próspero abogado de Monterrey. En el despacho en que es socio de su padre de igual nombre lleva, entre otros, los asuntos de Alfonso Romo, especialmente el litigio que desde hace un año mantiene ese empresario con su suegro, por ingentes cantidades de dinero. Quintero es profesor de la Universidad de Monterrey y cónsul honorario de Noruega, en aquella capital de Nuevo León. Fue también el abogado de la Asociación Civil Amigos de Fox y en lo personal de Lino Korrodi y el propio Vicente Fox durante el período en que buscaron impedir que se averiguara el financiamiento irregular que fue clave para la elección presidencial del 2000. Ahora será abogado de sí mismo, porque cansado de esperar el pago de sus servicios profesionales (cuyo comienzo data de al menos de mayo del 2002) ha demandado a Fox y a Korrodi, que le adeudan tres millones de dólares. Habían ofrecido pagarle la mitad, en vez de todo, a más tardar el 31 de octubre. Incumplieron y el 8 de noviembre acudió a los tribunales.

Esos servicios profesionales se remontan a mediados de 2002. Durante más de un año, de julio de 2000, a agosto de 2001, el Consejo General del IFE investigó el financiamiento recibido por el PAN a través de varios conductos y al cabo desechó las quejas al respecto, imposibilitado para ahondar las averiguaciones. El PRI y el PRD impugnaron la decisión de ese órgano y el 7 de mayo del 2002, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó reabrir la investigación, resolución que incluía la posibilidad de indagar los manejos financieros de particulares. Korrodi se opuso, alegando la privacidad de sus cuentas personales. Entonces entró en escena su abogado:

"El 8 de junio, Arturo Quintero presentó en mi nombre, una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República contra quien resultara responsable del uso indebido de documentos de mi propiedad a través de la violación del secreto bancario... Semanas después, el 3 de julio, solicité junto con Carlota Robinson un amparo a fin de evitar que el IFE investigara nuestras cuentas bancarias..." y las de las empresas de Korrodi. A ese amparo siguieron nueve más. A fines de septiembre se abrió un nuevo flanco en la cuestión, al ser presentada una denuncia penal contra Fox y Korrodi, sobre el posible uso ilegal de recursos, del que a la larga serían exhonerados. Y la carga de los abogados aumentó cuando Korrodi denunció al consejero electoral, Jaime Cárdenas, por presunta filtración de información confidencial.

Cuando fue claro que los amparos serían perdidos por Korrodi y otros afectados (Fox mismo, en el fondo), todos se desistieron de esos juicios, lo que dio lugar a que en octubre de 2003, el IFE resolviera en definitiva el caso. Estableció con claridad las responsabilidades de Korrodi y los Amigos de Fox, en que éste figuraba personalmente, en el financiamiento paralelo, pero sólo los partidos de la Alianza por el cambio (PAN y Verde) resultaron sancionados. El tribunal confirmó esa resolución el 20 de mayo del 2004. Entonces terminó el trabajo de Quintero y sus socios, aunque empezó la árdua tarea de cobrar sus honorarios.

Quién sabe cómo los tasaron, el hecho es que han reclamado tres millones de dólares, devengados en dos años de trabajo, lo que equivale a una igual de 125,000 dólares mensuales (salvo que al cálculo final se hayan sumado intereses moratorios). Según su propio testimonio, ofrecido a Carmen Aristegui, a raíz de la demanda de los acreedores jurídicos, Korrodi habría insistido durante dos años ante Fox en que se cubrieran los honorarios no pagados. Como si fuera un adeudo adquirido en función de sus responsabilidades presidenciales, y no como un particular que se defendía de señalamientos sobre hechos ocurridos antes de ser presidente, Fox dispuso que sus colaboradores de confianza resolvieran el problema. Ramón Muñoz, ahora senador y entonces jefe de la oficina de innovación gubernamental y brazo derecho del ejecutivo, recibió esa encomienda, lo mismo que el procurador de la República, Daniel Cabeza de Vaca, el secretario Carlos Abascal y el canciller Luis Ernesto Derbez (que había estado involucrado en las redes del financiamiento paralelo) debían ocuparse de algún problema fiscal nebulosamente referido por Korrodi, pero de importancia tal que ameritaba que se le dijera a Paco Gil: "Vamos a terminar con este asunto". Y el de los honorarios.

Hubo una reunión en mayo, en Gobernación, para abordar, ante la inminencia de las elecciones, "el tema de los Amigos de Fox que podía explotar y que no se qué..." Sin ningún avance:

"Se da otra reunión hace dos meses y medio. A esa reunión llamaron a los abogados, porque supuestamente iban a estar en la reunión, pero ahí los únicos que tuvimos la junta con Carlos Abascal fuimos Luis Ernesto Derbez y yo". Derbez se encargó de negociar con Quintero una reducción a la mitad de sus pretensiones. Y se le fijó una fecha, el 31 de octubre, para liquidar, lo que no ocurrió.

Korrodi no ahorra su tristeza y su resentimiento con Fox, por no haber asumido directamente el compromiso con los abogados, que ahora deberá encarar ante la justicia, ya fuera del poder. Aunque ya desde 2003, en su libro "Me la jugué", le reprochaba su concepción de la amistad, que "consiste en buscar su beneficio sin atender a la subsiguiente correspondencia", por lo que "es mucho lo que Fox ha recibido (y) su retribución ha sido nula..."

Fox no sólo debe dinero. Tiene con sus amigos una deuda moral.

-------------->

Oficio de Papel

Miguel Badillo

* La corrupción en Pemex Gas y Petroquímica.
* Riesgo en el Sistema Nacional de Gasoductos.
* "Pemex en la encrucijada", según Muñoz Leos.

El pasado fin de semana la Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo para obligar a Pemex a dar mantenimiento a sus instalaciones, revisar ductos y pagar daños ambientales, y ordenó empezar por Veracruz, en donde la paraestatal tiene que liquidar 100 mil millones de pesos por daños ambientales ocasionados por sus operaciones en ese Estado de la República.

El diputado José Manuel del Río Virgen denunció desde la tribuna que la paraestatal se ha visto inmersa en gravísimos y trágicos accidentes, mismos que se han incrementado en últimas fechas en varias entidades de la República. Por ello, con el apoyo de diputados del PRI, PAN, PRD, PT, Verde Ecologista, Convergencia, de Alternativa y de Nueva Alianza, el legislador dijo que Pemex es responsable de accidentes con fatales consecuencias en los tres últimos años.

Desde el Congreso se planteó que Pemex tiene la obligación de supervisar con mayor acuciosidad sus áreas de mantenimiento y supervisión con la finalidad de evitar accidentes innecesarios, pues de acuerdo con informes de esa empresa petrolera del Estado, en 35 inspecciones realizadas el año pasado a sus instalaciones críticas, encontró 220 hallazgos con un nivel de riesgo intolerable.

De esas visitas, 12 correspondieron a instalaciones de Pemex-Exploración y Producción, 13 de Pemex-Refinación, 9 de Pemex-Petroquímica y una de Pemex-Gas y Petroquímica Básica. Lo anterior quedó asentado en el acta del Consejo de Administración de Pemex fechada el 16 de noviembre de 2005, en donde se confirma que 7 mil 692 kilómetros de ductos fueron clasificados como críticos por su estado físico; empero, no se especifica a qué instalaciones se refiere ni cuál es el nivel de riesgo.

Sin embargo, parte de esa información delicada que se niega al Congreso está contenida en el Atlas de Riesgo del Sistema Nacional de Gasoductos de Petróleos Mexicanos, en donde se incluye la lista de ductos a nivel nacional con elevados niveles de riesgo y que están clasificados en tres bandas: tolerable, administrable y preventivo.

Se trata de un análisis sistemático de los "factores de falla" y de las "consecuencias por falla" que han permitido determinar los tramos de ductos que se encuentran en las tres bandas señaladas y cuyos indicadores se ubican a través del Sistema de Identificación de Instalaciones y Activos, utilizando el Document Management System (DMS) de la plataforma de negocios SAP de Pemex-Gas.

INMINENTE RIESGO EN DUCTOS

Los ductos clasificados como riesgo tolerable es una zona controlada que no requiere de acciones inmediatas por parte de Pemex, sino acciones de monitoreo; el riesgo administrable es en dónde se deben tomar acciones de disminución y control de los niveles de riesgo, y el riesgo preventivo es la zona que a Pemex-Gas debe preocuparle, pues requiere de acciones inmediatas a corto y mediano plazos para eliminar el riesgo.

Bajo esa clasificación de riesgo preventivo, Pemex ubica 26 ductos en distintas partes del país con un nivel de riesgo mayor a 21 puntos; es decir, peligroso, entre los cuales destacan 10 ductos por su alta peligrosidad entre los 26 y 36 puntos, que son: en Tamaulipas Reynosa-Est. Med 1, con un riesgo de 36.7 puntos; en Tlaxcala hay tres ductos bajo esa peligrosa clasificación: Beristáin-Cima de Togo, 33.14 puntos; Necaxa-Beristáin, 29.7 puntos; Poza Rica-Medias Lomas, 28.5 puntos; en Nuevo Pemex el ducto Cangrejera-Pajaritos con 28.4 puntos; en Monterrey el ducto Mezquital-San Rafael, con 28.3 puntos; otro en Tlaxcala Hacienda Xala-Venta de Carpio, 27.4 puntos; en Veracruz Pte. M. Moreno-Terminal Marítima con 27.2 puntos; en Tlaxcala Cima de Togo-Hacienda Xala con 26.4 puntos, y en Monterrey km. 0+000 al km. 25+000 con 26.1 puntos.

A pesar de lo anterior, la Dirección General de Pemex Gas y Petroquímica Básica no ha cerrado ninguno de esos ductos que, de acuerdo con informes oficiales de la propia paraestatal, representan un grave peligro para las poblaciones cercanas, y en cambio clausuró un ducto que no está entre esos 10 y que ocupa el lugar número 17 en la clasificación de riesgo preventivo y que corresponde al tramo Venta de Carpio-San Juan Ixhuatepec. En este caso, según la información que pudimos consultar, se trata de un hecho de corrupción y sobornos que reciben funcionarios petroleros por parte de empresas privadas interesadas en eliminar a competidores.

Lo que no dicen en Pemex es que el grado de peligro en San Juan Ixhuatepec es infinitamente menor al riesgo que existe en otras zonas metropolitanas como Monterrey, Veracruz, Chihuahua, Toluca, Reynosa, Minatitlán, Guadalajara y Poza Rica, entre otras.

La corrupción en esa área de Pemex no es nueva, desde hace varios años los órganos internos de control y la propia Secretaría de la Función Pública ha realizado investigaciones en ese sentido, pero hasta ahora hay complacencia entre distintas autoridades de varias secretarías de Estado para permitir que sigan operando ductos con un alto riesgo para el país, a cambio de jugosas partidas millonarias que reciben funcionarios corruptos de la paraestatal.

Entre los empresarios que son investigadores por Función Pública debido a su oscura relación con Pemex está el poderoso Grupo Z, propiedad de Miguel y Jesús Zaragoza, el cual busca ampliar su monopolio de gas a todo el país y sacar a sus competidores del mercado, para lo cual tiene el apoyo de Marcos Ramírez, Roberto Ramírez Soberón (director de Pemex Gas) y Alberto Cervantes (subdirector).

El Grupo Z ha sido el instigador para que Pemex cierre ductos en zonas en donde ve oportunidades de mercado, pues en el caso del Estado de México tiene cinco plantas subsidiadas y ya tiene lista la infraestructura para entrar al mercado más rentable. Las seis empresas distribuidoras que boicotea el Grupo Z son Gas Metropolitano de Eduardo Ramírez; Unigás, Gas y Servicio Gasomático de Tomás Zaragoza, y Bello Gas y Vela Gas de Lázaro Bello.

De todo esa corrupción ya fue advertido el director general de Pemex, Luis Ramírez Corzo, pero en escasos 15 días todo el gabinete dejará el poder, así es imposible que pueda hacer algo al respecto, por lo que será el nuevo director de la paraestatal (se menciona como nuevo titular de Pemex a Alfredo Elías Ayub, director general de CFE) el que revise tantas anomalías en Pemex Gas y Petroquímica Básica, mientras que el próximo secretario de la Función Pública tendrá ahí un buen expediente de corrupción que investigar o, tal vez como lo hizo el secretario Eduardo Romero, hacerse de la vista gorda y dejar que sigan robando el presupuesto público.

LAS CRÍTICAS ROSAS DE MUÑOZ LEOS

El pasado miércoles 8 de noviembre en el Salón Tamayo del Club de Industriales reapareció el ex director general de Petróleos Mexicanos, Raúl Muñoz Leos (quien dejó el argo después del escándalo de corrupción de trafico de influencias en Pemex por parte de los hijos de Marta Sahagún), para presentar su libro "Pemex en la encrucijada", una especie de biografía o anecdotario que omite los pasajes más graves de su administración, como las presiones a las que fue sometido por parte de Marta Sahagún y sus hijos para asignar contratos de obras y servicios a empresas privadas.
Como el contenido de su libro, durante la presentación a la que asistieron un centenar de personas, la mayoría familiares, ex funcionarios de Pemex como Jorge Díaz Serrano y algunos ex colaboradores de Muñoz Leos cuando éste fue director en la transnacional DuPont, el ingeniero químico no perdió ocasión para mostrar el resentimiento que le dejó la traición de Vicente Fox al retirarlo de la dirección de la paraestatal, salida que Muñoz Leos atribuyó al desconocimiento que el presidente tiene del sector energético.

Durante la presentación del libro ?que más bien parece un recuento de proyectos en Pemex y que al final quedaron frustrados? que duró una hora, el ex director de Pemex pareció no recordar los escándalos que marcaron su corto paso por la paraestatal. Discreto, apenas si sonreía cuando Eduardo Ruiz Healy, presentador del libro, contaba anécdotas de la infancia del ex amigo de Los Pinos.

"¡Si ustedes esperaban un libro de escándalos, debo decir que no!", decía Ruiz Healy enalteciendo que Muñoz Leos citara en el libro el "daño moral" que le provocó el que en los medios se revelara que a cuenta de Pemex pagó la liposucción y cirugía plástica a su esposa, íntima amiga de Marta S.

"Pemex no vale tanto como tu familia, Raúl", consolaba Ruiz Healy a su amigo Muñoz Leos.

Luego vinieron las felicitaciones, los halagos, hubo quien incluso aseguró que si Pemex se sostuvo en la administración de quien "sólo sabe vender Coca Cola" fue por el trabajo de Muñoz Leos. En esos momentos el ingeniero recibía gozoso los halagos y hasta aprovechó el espacio para criticar a Felipe Calderón, de quien dijo que su paso por la Secretaría de Energía se distinguió por no tener "mucho interés por lo que estaba haciendo, pero también tenía mucho interés por su futuro político", luego matizó su crítica: "Y yo lo considero un gran político, pero en el tema de energía y en el tema de Pemex tenía mucho que aprender".

Pero el trago amargo por su pésimo manejo de la dirección de la paraestatal llegó a Muñoz Leos cuando la reportera Ana Lilia Pérez le preguntó sobre las presiones que durante meses hizo al hoy director de Pemex, Luis Ramírez Corzo, en ese momento titular de Pemex Exploración y Producción (PEP), para que entregara millonarios contratos a la naviera Oceanografía, para que Manuel y Jorge Bribiesca cubrieran su cuota como "gestores" de la empresa.

Muñoz Leos palideció ante la pregunta y rígido, echó la espalda hacia atrás tratando de disimular la sorpresa y balbuceante alcanzó a decir: "Si usted dice ya publicó eso pues ya lo publicó pero... pero ¡para nada!...

Para salvar al autor del libro y romper la tensión que durante algunos segundos invadió el salón, Ruiz Healy e Hilda Ledezma Mayoral se pusieron de pie y rompieron en aplausos mientras alguien ordenaba que se sirviera el coktail preparado para la ocasión.

Cuando la reportera abandonó la sala, un grupo de empresarios se acercaron a ella y le dijeron estar de acuerdo con la pregunta de la periodista por los malos manejos en Pemex: "Es cierto todos esos manejos. Nosotros somos empresarios y no se vale quebrar una empresa del Estado y luego escribir libritos, esas son chingaderas".

Un numeroso grupo de invitados abandonó el salón Tamayo, pasando junto al altero de libros que esa noche Santillana no vendió. Cuando los meseros comenzaron a descorchar las botellas Muñoz Leos seguía postrado en su silla, tratando de reponerse del susto.

---------------->

Corporativismo en el PAN

Perspectiva
Enrique Gómez


Las "dádivas" a simpatizantes y promotores del partido en el poder no terminaron con el PRI. Imaginamos un mundo distinto cuando el PAN prometió acabar con el corporativismo del que había sido víctima elección tras elección.

Recordamos las siglas de la CTM, la CROC y otros sindicatos en los cristales de los taxis antes del cambio. La mecánica del PRI para asegurar el apoyo de los corporativos sindicales era fácil: se dejaba a los líderes el reparto de concesiones de todo tipo a cambio del apoyo incondicional en las elecciones. Llegado el día, cientos de taxis servían para movilizar a los votantes, para asegurar que nadie faltara. Cooperaban con las campañas en dinero y especie.

Como los permisos eran limitados, el precio en el mercado subía sin cesar, añadiendo valor a lo que los funcionarios entregaban a cambio de apoyo político o ellos se quedaban a través de prestanombres. Por más permisos entregados a finales de cada sexenio, tener uno significaba una renta segura para el líder o el chofer.

El espíritu de la ley establece que los permisos deberían quedar en manos del "trabajador del volante". Nunca fue así. La compraventa de placas se considera una práctica normal en el medio y su valor ronda los 250 mil pesos.

A finales de sexenio y poco antes de las campañas, el entonces gobernador Juan Carlos Romero Hicks, decidió "repartir" 800 permisos para taxi. Al principio los líderes cercanos y apoyadores del PAN pensaron que se darían a discreción. Ellos tendrían mano para decidir.

En una actitud paternalista y sectaria, el Gobierno premiaría a sus apoyadores. El valor de los 800 permisos equivalía a 200 millones de pesos. Era demasiado obvio el regalo si se entregaba a discreción del Jefe de Tránsito estatal o del Secretario de Gobierno o del propio Gobernador.

Discurrieron entonces "rifar" las concesiones. Para ello pidieron a los choferes de taxi que hicieran una solicitud. Entre los escogidos se realizaría el sorteo.

Para entonces, los líderes y funcionarios corruptos tenían ya repartidas algunas concesiones a cambio de mordidas. A la fecha se tienen reclamos por siete millones. El juego no resultó como pensaban los líderes.

Hoy sale a flote el intento de tráfico y muestra lo que sucede cuando el partido en el poder, olvida los principios que pregonaba para remover la corrupción del PRI . En estricta justicia, el Gobierno debería subastar entre toda la población cualquier bien público. Las placas de taxi, las señales de radio y televisión, los permisos para casino o salones de juego como el Yak.

¿Por qué unos ciudadanos deben acceder a cierto tipo de negocios y otros no?¿Por qué si usted quiere poner maquinitas tragamonedas en su comercio no puede hacerlo y otros con permiso de la Secretaría de Gobernación lo hacen?¿Por qué un señor puede acaparar 200 permisos de taxi o ruta urbana de autobús? A Santiago Creel le costó mucho el traficar con concesiones de casinos y juegos a favor de Televisa. Todos entendimos que era un tráfico de influencia a cambio de apoyos electorales. Los panistas se dieron cuenta y lo hundieron en la elección interna.

De vuelta a los permisos de taxi, el origen del problema está en la visión de gobierno. Cuando se dan concesiones se piensa en los choferes, en los sindicatos, en las ganancias políticas pero no en el ciudadano a quien se debería todo empeño de los funcionarios.

Jamás se propone una subasta donde quien gane sea el que mejor oferta de servicios haga a la comunidad. Podríamos tener autos más amplios y vehículos distintos para cada necesidad. Aquí, el usuario tiene que empacarse en un Tsuru sin bolsas protectoras, sin aire acondicionado, sin taxímetro para saber con precisión lo que le costará cada traslado. Cada que se paga un servicio al menos un 20 por ciento va para el pago de la concesión. El juego de patrocinar a los afiliados políticos cuesta a la población en tarifas, servicio y oportunidades.

--------------->

La herencia de Felipe (2)

Detrás de la Noticia
Ricardo Rocha


Uno debe andarse con cuidado al ha blar de Vicente Fox. Apenas la semana pasada comentábamos que "peor imposible". Pero resulta que no, que el todavía Presidente parece empeñado en destrozar no sólo los nervios de la nación sino la capacidad de asombro de todos los mexicanos. Es un practicante de lo inédito, un habitual de lo inesperado, un celebrante de la estupefacción.

Bastaron unos cuantos días para que Fox acumulara una serie de nuevos y melodramáticos dislates: primero, el exabrupto arrogante de que "me tocó ganar dos veces: en julio del 2000 y en julio del 2006" es una granada de fragmentación: les da argumentos a quienes están seguros de que hubo una elección ilegal y en el mejor de los casos inequitativa e ilegítima; refuerza también la tesis de que Fox está convencido de haber ganado la elección para Calderón -él, él, él- y que Felipe le debe la Presidencia. En consecuencia, que se merece todo de parte del nuevo gobierno: riqueza, prebendas, privilegios e impunidad.

Apenas un día después hizo el berrinche de su vida porque la oposición en la Cámara de Diputados le prohibió el viaje absurdo a Australia y Vietnam. Fue verdaderamente patético verlo en cadena nacional como un bravucón con la cola entre las patas quejándose, injuriando y acusando sin argumentación alguna a priístas y perredistas de todos los males que aquejan al país y de los cuales él, por cierto, quería alejarse irresponsablemente. Sobre todo el caso Oaxaca, del que Fox se ha negado a ocuparse personalmente pese a su obligación moral de no heredarle un conflicto tan explosivo a su sucesor. Pero no. Una vez más quería imponerse la frivolidad de la pareja presidencial que tan ofensiva ha sido para la inmensa mayoría de los mexicanos: el dispendio gigantesco del avión presidencial en un viaje al otro lado del mundo, repleto de las mejores viandas, los más caros vinos y por supuesto los cuates y toda la parentela para ir a ver a su hijita.

Concedamos pues que lo peor sí es posible. Y para probarlo Fox no necesitó siquiera de otras 24 horas cuando ya estaba soltando aquello de "digo cualquier tontería... total, yo ya me voy". Frases que se esparcieron geométricamente provocando hilaridad, estupor e indignación. La primera corrobora lo que se sospechó desde un principio: Vicente Fox nunca entendió lo que es la Presidencia de la República, así, con mayúsculas. Por el contrario, hizo desde el primer instante una Presidencia de minúsculas cuando al tomar posesión en lugar del "Honorable Congreso de la Unión" lanzó su vergonzante "¡Hola, Ana Cristina!". Luego Fox continuó degradándose con el uso irresponsable del lenguaje, sus reacciones gástricas, y una actitud de indolencia fatua y grosera hacia la cosa pública.

Lo de "total, yo ya me voy" es también la reafirmación de que siempre tuvo prisa. Que quiso regresarse al rancho lo antes posible. Que el enfrentamiento de crisis y la toma de decisiones siempre lo abrumaron o fastidiaron. Que su entendimiento del ejercicio del poder se limitó a las ceremonias protagónicas, las giras a todo trapo -zapatos de charol incluidos- y la realización de grandes negocios para sus familiares y cómplices.

En lo único que Fox se ha superado a sí mismo es en las revelaciones sobre nuevos disparates. Ahora resulta que con esa percepción abusiva del poder, no les pagó ni a los abogados que le salvaron el pellejo en el escándalo de Amigos de Fox. Los mismos que evitaron que se destapara la cloaca de las cuentas que probaban financiamientos ilegales a la campaña mañosa que lo llevó a la Presidencia. Y en este marco de incongruencias todavía se atreve a invitar al antimexicano Gobernator de California, para sabotear y quitarle reflectores al encuentro de Calderón con Bush en Washington.

En pocas palabras, Fox parece empeñado en revivir o reavivar viejos y nuevos escándalos y entregar una Presidencia desprestigiada y devaluada en una herencia nefasta para Felipe Calderón. Peor aún, ahora está furioso y frustrado por la cancelación de la última carcajada de la cumbancha. Aunque con él nunca se sabe. Y es que faltan aún 17 largos días para que la pesadilla termine. Hay quienes cuentan las horas. Yo diría que hay que contar los minutos.


Por : trueeyes




    © 2006  HoyPG - Contra la Ignorancia: Información